Latandante

Días atrás, en el seminario de problemas ecológicos, mi grupo hizo una exposición acerca del tema de la contaminación de la flota vehicular. En este sentido, está claro que hay mucho por mejorar, lo cual se puede comprobar con sólo quedarse un par de minutos en alguna esquina del centro de San José o lugares adyacentes. Brevemente, se puede hablar de que en cuanto a emisiones, ya se había hecho el intento frustrado con el Ecomarchamo, el cual se instauró en 1997 produciendo un impacto ligeramente positivo, pero que fue suspendido en el 2001 debido a que no se cumplieron los objetivos planteados.*
Un año más tarde, en el 2002*, después de los procesos de licitación, entró RTV, dentro de cuyas responsabilidades está el regular las emisiones producidas por los vehículos que
hagan la prueba. Acerca de esto, se sabe que en un inicio las pruebas de RTV (en todos los rubros que se calificaban) eran mucho más estrictas, hecho que cambió drásticamente al anunciarse que la repetición de una prueba si un vehículo no la pasaba, iba también a cobrarse. Tuvo que ver directamente con que ahora se pasa la prueba relativamente fácil. Y como parte de las últimas decisiones, que inciden en este tema, está la regulación según número de placas para entrar en el casco central. Se relaciona por la simple situación de que si hay menos presas, y menor volumen de tránsito, habrá menos emisiones.
Irónicamente, sucedió algo similar que con la revisión técnica vehicular. Al iniciar la regulación, mucha gente siguió la regla para después, de manera gradual, empezar a sacar sus autos y comenzar a infringirla de manera vehemente e incesante, además de conseguir otros vehículos con diferente placa para poder salir sin problema todos los días de la semana (en los últimos días la Sala IV acogió una acción de inconstitucionalidad impuesta por un transportista, que alega que su "libertad de tránsito" se ve afectada debido a esta regulación, por lo que hasta que se resuelva, se pueden imponer multas, pero no cobrarlas; entonces, ¿los "altos", "cedas" y semáforos nos los podemos saltar porque violan nuestra libertad de transitar? ¬¬)

* tomado del XI Estado de la Nación, 2004

ADEUCA, Cartago, buses


Partiendo de los supuestos anteriores y a sabiendas de que los distintos intentos de solución se han frustrado (por diferentes causas como vimos), quisiera hacer mención de un caso que me afecta a mi directamente: la línea de buses universitarios UCR-Cartago, de ADEUCA (Asociación de Desarrollo Universitario de Cartago ¿?). Uno de los puntos tocados en la exposición es que la antiguedad de la flota vehicular incide directamente sobre cuán probable es que esos vehículos sean detenidos por emisiones de gases. Pero, aunque esto se sepa, vemos como algunos siguen obteniendo ciertos beneficios a costa de la salud humana y ambiental. Suena medio político, pero hablo de que esta línea de buses utiliza, siendo específico, un autobús que, como se observa en la imagen (está recién pintado, omitan eso), está viejo, y quienes viajamos en él, apreciamos sus deplorables condiciones.

Datos curiosos acerca del bus:

  • Placa de 3 dígitos: si hacen click en la fotografía y la ven en mayores dimensiones, notarán que la placa contiene sólo 3 dígitos. Esto se da porque el autobús es un modelo de un año cercano al 70 (el chofer se enojó cuando le pregunté el dato exacto... de hecho se enojó cuando tomé la foto XD ). Dentro de este dato curioso, hay una historia más curiosa: un día, conversaba con un amigo quien me contó que su madre viajaba en este bus para venir a la universidad (eran quizá los años mozos del automotor).
  • Las últimas 3 filas: si viajan un día en este autobús (esperaría que no tengan la suerte, sólo si lo quisieran hacer al propio) notarán que por muy lleno que esté, con gente de pie y todo lo demás, las últimas 3 o 4 filas del final del bus normalmente están vacías, esto porque aparte de que los asientos bailan de un lado al otro, es el sitio donde se acumula el "material particulado" y se dificulta respirar con normalidad.
  • A enfriar en Ochomogo: también es casual que si no se queda "varado" al subir el cerro de Ochomogo, después de hacerlo, el chofer se vea obligado a detenerse unos minutos para que el motor enfríe (estos minutos están llenos siempre de humo y mal humor del chofer).
Y vamos a colmar el asunto. Lumaca (empresa de transporte San José-Cartago) había hace algunas semanas aumentado su pasaje de 385 a 435 colones, mientras que ADEUCA conservaba el suyo en 375. Pareció bien que lo conservasen, pero justo ahora que los combustibles han descendido su precio considerablemente, la Oficina de Servicios Generales de la UCR, aprobó un aumento que deja el pase en 420 colones. Sinceramente, por algún extraño motivo no lo habían aprobado antes, porque las condiciones de los buses no han cambiado. Lo que causa una irritación en cualquiera que se monte a los buses, es ver, además de que su pase aumentó, que tengan el descaro de escribir "OFERTA!" en el rótulo que indica el nuevo precio. Oferta... jeje. Veamos, se sabe que Lumaca cobra caro (cobra más que la línea de Alajuela-San José por ejemplo), que esa línea llega hasta el centro de San José y no hasta San Pedro y que además, tiene buses buenos... No hay punto de comparación.

Siempre vamos a salir con el "peor es nada" y bueno, es cierto que al menos hay un transporte universitario, principalmente para los estudiantes del ITCR que utilizan este mismo servicio y les es más necesario. Pero, es cuestión entonces de medir un poco los objetivos a largo plazo, y pensar en el consumidor un poco y en el bien de los demás y el ambiente.

Me despido. Saludos a ADEUCA ;)


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.