Vacaciones

En medio de los temblores acontecidos en las últimas horas (sucesos lamentables, sin embargo, naturales), vengo a relatar historias vacacionantes. En el próximo post hablaré un poco acerca de algunas cosas que observé durante los tristes acontecimientos. Tuve un descanso de los posts un poco más extendido de lo previsto, de algo más de un par de semanas. De igual manera, espero que todos hayan pasado bien las fiestas y esperemos poder defendernos de lo que venga en el nuevo año.

En los últimos días del 2008, realicé un viaje a Quepos, a visitar a mi familia paterna (de esta parte no voy a hablar por ser una de esas pocas cosas que considero realmente "personale
s", sólo diré que es genial visitar a la familia que uno tenía tiempo sin ver). Lo primero: no puedo entender como es que el transporte a este lugar tiene una terminal tan obsoleta como la famosa Coca-Cola. No hay orden, limpieza, ni espacio. Lo único que observé bien fue la policía turística presente en el lugar, y que surte efectos positivos definitivamente. Después de una corta espera por la llegada del bus, noté un cierto desorden, pero eso es ya cosa cultural que sucede en cualquier sitio de nuestro país. El automotor no era terrible, sin embargo no era para nada cómodo, y parecía su motor algo forzado en algunos tramos del viaje. En el trayecto, me topé con esas cuestiones con las que uno se ha tenido que topar desde siempre que va a esa zona. Es sencillamente increíble que lleve ya años de estar detenida la construcción de uno de los puentes de la Costanera, pues es demasiado evidente la necesidad que esa zona posee por la construcción de esas estructuras. En otros tramos, algo de contaminación, sin embargo nada que fuera más allá de lo que normalmente se puede ver en otro sitio.

Cantón de Aguirre
Al llegar
al centro de Quepos, tocó bajar del bus (en otra terminal desordenada), sentir el calor agobiante y... seguidamente, como es ya costumbre, los terribles olores que se desprenden de las alcantarillas. Luego, levantar la vista para ver como el asfaltado se mantiene sin reparación después de años de no ir, por lo que su aspecto es deplorable. Más tarde, caminar y observar los ventanales, los restaurantes, los supermercados, o cualquier otro punto de venta de bienes o servicios, y mirar los precios que hacen recapacitar de por qué no se trajo previamente uno u otro artículo. Ver los puentes, los polvazales, los trillos, los basureros. La Municipalidad del Cantón de Aguirre (o mal llamado cantón de Quepos), ha sido ya objeto de quejas de corrupción e inoperancia. Y el simple hecho de pasar por el centro del cantón, da demasiado que pensar, y hace muy evidente que en tiempos como los que corren, una región como esta, tan dependiente del turismo, no puede seguir dependiendo de insensata visión de un grupo que no trabaja. Pero hay un poco más. Después de 3 años de no ir, por supuesto que esperaba cambios, pero cuando fui a Manuel Antonio, todo fue peor. La destrucción ya es casi total, no hay espacio en el camino hacia la playa sin hoteles, que, podríamos suponer, muchas de sus construcciones probablemente no cuentan con permisos, o no son legales en alguna forma, y por tanto improductivas para el ambiente y el ser humano. Es increíble que a veces en el pueblo falte el agua, porque se desvía para el uso en los hoteles. El colmo de la corrupción. Ya casi no queda nada por qué hacer algo... pero desde mi posición, simplemente espectadora, no puedo más que ver y escuchar. Escuché las historias de mi padre (oriundo de Quepos), de los antiguos clubes y hoteles antes administrados por costarricenses, y ví, que de los cuales si al caso solo quedan los escombros, o el terreno que vendieron para que se construyera otro por extranjeros (foto: antiguo hotel Viña del Mar). Sólo regresé con un poco de silencio en el trayecto, mientras por la ventana pasaban de regreso los puentes, los lugares y ese repetitivo cuadro de la casa de madera, con mosquiteros, la puerta abierta y alguien adentro sentado en una mecedora viendo el televisor, o en el corredor conversando con sus amistades. Y más palma y más palma...

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.