El piano de Rosario: Fito Páez

La música de Fito inició en mi (aunque no a un nivel consciente) con su presencia en La Gaveta. Un cassette re-grabado, cuya portada estaba hecha a base de lapicero por la hábil mano de mi hermano... era Giros. Años después, hubo un tema en especial que me cautivó una vez que lo escuché en la radio, en tiempos en que pasaban a Fito: Mariposa Tecknicolor (lo siento, nada extraño). Y con sólo esa canción pasó mi actual autor favorito en la penumbra de mis gustos musicales por mucho tiempo, hasta que un día decidí robarme algo de música que poseía mi primo en su computadora... Así él procedió a ir aniquilandome poco a poco con sus músicas y letras de una especie de órbita distinta. De antemano, les convido a escucharle a quienes no lo han hecho ya.

A mi modo de ver, Fito es un autor que más que muchos otros, ha pasado por muy diversas etapas (tanto humanas como musicales) a las que de la mejor manera ha sacado mucho provecho y además, en su debido momento ha levantado la voz para cantar lo que había que cantar. Si tomamos discos de su primera etapa, como solista se puede ver la calidad que ofrecía en esa época (ochentera, sinte), donde sus letras más que nada crudas y poco retóricas (aunque algunas un poco extrañas) daban muestras de adonde quería ir Fito y quien era en ese momento. Ya sus creaciones musicales en discos como el mismo Giros, producen 'clicks' emocionales poco convencionales, que hicieron y hacen a su música llegar profundo. Si hablamos de etapas personales, Ciudad de Pobres Corazones, del cual el propio Páez dijo que "el disco es un bajón", es un disco que muestra mucho su estado personal, su momento: una cara oscura, depresiva y dura... pero humana en todos los sentidos.

Fito siguió evolucionando, y compuso un disco que desde que existe no pasa desapercibido. El Amor después del Amor, contiene piezas que asombraron y marcaron nuevos horizontes para el argentino, pues provisto de letras efusivas, melancólicas y a su vez esperanzadoras; armado de una fuerte inteligencia musical, y contando con la grata inclusión de Charly García en la composición y grabación de la Rueda Mágica, este disco tenía todo para triunfar, y así lo hizo. Su siguiente disco de estudio, Circo Beat, muestra a un Fito totalmente renovado, mucho más rockero y con armonías elocuentes para el público, caso especial, Mariposa Tecknicolor. Posterior a esto, Fito casualmente entra en otra etapa, un relativo silencio creacional, pues grabó discos, pero uno en vivo (Euforia) con pocas piezas nuevas, y el otro (Enemigos Íntimos), con Joaquín Sabina. Dice Fito que en este tiempo de poca composición, se dio cuenta que había pasado de los 15 a los 30 sin casi percatarse, y quería saber si se había dedicado a la música porque era un músico 'real', o si simplemente aún tenía la fiebre de adolescente.

Su buena decisión, dio por hijo al Abre Páez (con el gran éxito "Al lado del camino"), quizá el mejor de la última época de Fito, que en lo personal me gusta mucho, pues experimenta de acá en adelante con muchas formas muy distintas de música (y con ello se vuelve más 'light' o 'pop' dicen también) y sus letras se nutren de madurez e intimidad. Podemos comparar uno por uno, Abre, Rey Sol, Naturaleza Sangre, Moda y Pueblo, El Mundo cabe en una canción y Rodolfo, y aunque algunos de ellos no son tan distantes en tiempo, todos tienen algo realmente novedoso que atrapa de la forma en que sólo Fito sabe hacerlo. Así entonces el rosarino ha tomado las luces y las sombras de su vida y las ha plasmado en sus discos, que lo retratan a él y a su mundo de una manera sumamente particular.

Discografía completa
Álbumes por separado

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.