Poema 05

Un doloroso resplandor adelantado,
que anochece y madruga,
dibuja perfiles, ahonda cicatrices.
Sonidos de sirenas, o balazos al pecho.
La mano al cartón,
el rencor al humano,
la sien a la baldosa,
el corazón a la verdad.

Música de motor,
pisadas de pesadumbre y soledad,
atisbos de más luz, como agujas en los ojos,
como corte de hacha por los dedos;
olor de mi otro yo,
acostado en mi acera,
que deja de ser mía
en cuanto hay un descuido.
Sonido de más sirenas...

1 comentarios:

Anónimo dijo...

necesidad de comprobar:)

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.