De admirar a Bryan Ruiz

Aprender de Bryan Ruiz. Sólo abre la boca para gritar un gol. -@MrBobCr
Hubo un cierto aire de locura y fanatismo. Pero el propio Bryan Ruiz logró que se hiciera más de respeto. La admiración y la emoción siguen allí, pero poco a poco siguen tomando un matiz diferente.

Si a usted le gusta el futbol, tiene una razón para admirarlo. Esa es indiscutible seguramente.

Ahora, ya he oído y leído varios "¡Pero si a él le pagan por hacer eso!" o "Tan sólo es futbol"... "¿Por qué le dan tanta bola?" Bueno, esto es cierto. Bryan gana mucho dinero (tristes millones que fluyen en el mundo del futbol) y no está haciendo cambios políticos ni económicos en Costa Rica, ni nos está sacando de la pobreza, por poner un ejemplo... Pero Franklin Chang también gana mucho dinero y tampoco está subiendo el porcentaje del PIB para educación o algo por el estilo, y se puede decir que nadie pone en discusión que como físico es un genio y que se merece la posición que tiene.

Muchas personas reciben su paga por hacer lo que hacen, de hecho, y no por ello lo hacen de la mejor manera que puedan. A otros les regalan las cosas y no dan su mejor esfuerzo y me incluyo en el grupo de los que no en todos los momentos hemos dado lo mejor de nosotros.

Admirar a Bryan Ruiz o a otra persona probablemente no tiene mucho que ver con eso. Estoy seguro de que cada quien admira a muchas personas no necesariamente porque hayan hecho algo enorme, ni porque sean conocidas; a otras sí, claro.

En lo personal admiro a personas que hacen cosas bellas, que son inteligentes, que me hacen reír, ayudan a muchos y/o que son esforzadas. Pero además, a cualquiera de esas personas las admiro porque son humildes, porque no se olvidan de su lugar y del lugar de la persona con la que están hablando. Porque no se olvidan de que son simples mortales, que su subjetividad es una más de este mundo (aunque no la llamen así) y que la verdad no se define ni se acaba.

Hay muchas otras características para admirar a alguien, pero normalmente los halos de pedantería despedazan la imagen de cualquiera.

Ruiz sigue como chico de barrio, nada más que ahora tiene otro corte, es corpulento, tiene ropa bonita y sale mucho en tele. En ese escenario que se llama futbol donde casi todos los que se suben se ponen la testarudez y la presunción al hombro (y ni siquiera tienen que jugar en una gran liga, puede ser aquí mismo) Ruiz destaca porque no deja de ser Bryan de Alajuelita, cual carajillo que es feliz porque puede patear un balón entre dos piedras y anotar; porque se sigue sonrojando cuando lo laurean por su carrera futbolística.

Por eso admiro a Bryan Ruiz.

¡Ah! Y además soy futbolero, así que por eso también.


Publicar un comentario en la entrada

4 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Ojala que con el paso de los años y con la gran fama que goza, siempre siga siendo: Bryan el de Alajuelita

Esperanza dijo...

Sin duda Bryan nos ha permitido soñar, le ha dado la oportunidad a cada niño que en las tarde juega en la cancha de su barrio, de ver consumados sus sueños a futuro, demostrandole que si se puede llegar a ser el mejor.

En este país en el cual muchas veces avanzamos a "nadadito de perro", Bryan Ruiz nos ha enseñado lo que es avanzar a zancadas.


bien por él

KagosaVampire dijo...

Es que eso es lo que se le rescata, que siga siendo el mismO!

H3dicho dijo...

Eso es importantisimo definitivamente que el compa se mantenga humilde, pero de que esta haciendo las cosas bien, esta haciendo las cosas bien!

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.