Perderla de nuevo

No es simple libertad lo que el hombre busca.
De hecho, no es la libertad el fin último del hombre.

El hombre quiere tener la libertad
de escoger dónde pierde su libertad.

Él quiere escoger
cuál mano toma la suya para atravesar la avenida,
cuál censura destruye su pecho cuando habla lo que no debe,
cuál exilio determina sus deseos de volver.

Tenga cuidado del hombre que pierde su libertad:
él puede hacer cualquier cosa por perderla de nuevo.


Este poema fue pensado originalmente en portugués. Puede verse la versión en ese idioma aquí.
Publicar un comentario en la entrada

4 comentarios:

KagosaVampire dijo...

me gustÓ!

Mario_ergosum dijo...

Excelente!

Elefante dijo...

Muy cierto

Simón dijo...

Gracias por sus comentarios!

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.