Que las celebraciones no sean cortinas de humo

No se me ocurrió un título llamativo. Eso está claro.

También está claro que quienes creemos en el respeto a los Derechos Humanos y la Democracia, y en que eso es lo que debe primar en nuestro país, hoy pasamos de un lado al otro con mareos de por medio.

Por la noche, mientras yo me encontraba en una clase de Teorías de la Comunicación, nos anunciaron el veredicto de la Sala Cuarta: en efecto, no habrá Referéndum del Odio para decidir sobre la posibilidad de las personas homosexuales para formar sociedades de convivencia. Cada quien lo celebró a lo interno, soltó un "qué bien" y sonrió para después continuar con la lección. De mi parte sentí una gran alegría. Fue el resultado de una gran lucha para cerrar esa terrible posibilidad.

La Sala Constitucional, tras defraudar a muchos con el desastre respecto al proyecto de minería en Crucitas (y las cuestiones con SENARA), en un intento (que no alcanza) por lavarse la cara, frenó la consulta popular que varios grupos religiosos (principalmente) impulsaron. Los argumentos fueron más que claros: 1. Se trata de Derechos de minorías que no pueden ser votados y 2. No es materia electoral, sino legislativa. Quizá por lo contundente de ello y la imposibilidad dar algún rodeo, no nos topamos con una sorpresa de otra índole.

Sin embargo, hoy mismo, por la madrugada, debíamos hacer lo contrario de aplaudir, sea lo que eso sea. Indígenas que se acercaron en forma pacífica, para intentar obtener una respuesta que lleva prácticamente 20 años en espera, fueron golpeados y sacados a la fuerza de la Asamblea Legislativa. ¿Cuán aborrecible puede ser la hipocresía de este gobierno? ¿Dónde queda la falacia del "diálogo" que tanto utilizan? ¿En mirarle la cara de tonto al pueblo y a los verdaderos pobladores de estas tierras?
La paz empieza con el respeto al derecho humano, respeto a la diferencia de los pueblos originarios, de los que menos tienen, de los que conservan sus bosques, aguas, su forma de vida menos contaminada, de los y las que creemos que vivir bien no es solamente tener grandes cuentas en los bancos. Sino respetamos entre sí. [...] Es así como en Costa Rica, país libre, democrático, donde se respetan los derechos humanos, se celebra el día internacional de los pueblos indígenas sacando a la fuerza y golpeando a indígenas, tirando a suelo a mujeres indígenas que piden que se respeten nuestros derechos. - Elides Rivera Navas, Indígena Térraba
No dejemos que una celebración se convierta en cortina de humo. Hay muchísima más tela qué cortar, verdades que revelar, mentiras de qué defender al país, en estos temas, y en otros, día a día, momento a momento. Recordemos que lo más importante, es casi siempre lo que menos se ve.


2 comentarios:

Julia Ardón dijo...

comparto plenamente tu sentir

KagosaVampire dijo...

completamente de acuerdo

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.