D'eso se trata toda la cosa

Una mujer en una fila del banco (fila que hacía por segunda vez) le pide a la mujer detrás suyo que le guarde el campo, mientras va un momento a comprar lotería. En la fila del puesto de lotería, se topa con un hombre que recién salió del cajero automático, tras hacer una larga fila de cerca de 40 minutos. El hombre que vende la lotería, se queja también del tiempo que debió hacer fila antes de retirar sus enteros para la venta, a causa de un retraso de último momento en la impresión de estos. La imprenta en ese momento argumentó sobrecarga de trabajo: "teníamos una gran fila de impresiones por sacar, rogamos disculpas". La Junta de Lotería Nacional decide entonces cambiar de impresores debido a los constantes atrasos que generan largas filas en sus ventanillas. Deja esta tarea a cargo de su gerente. Este, por desconocimiento, procura en el buscador más famoso de internet y se encuentra una fila de nombres que parece interminable. Una amiga suya le asegura en el chat que la mejor forma de evitar las filas para imprimir, es que la propia Junta haga las impresiones. El gerente decide hacer caso y tomar un vuelo lo más rápido hacia Alemania, donde se compraría la máquina, para verificar diferentes precios. Hace fila por tres horas en el aeropuerto, en un día de atrasos de muchos vuelos por causa del invierno europeo. Se encuentra en la fila con una amiga suya, relacionista pública. Ella relata los problemas que está sufriendo el banco donde trabaja a causa de los constantes reclamos por las largas filas que se forman. Le cuenta, en secreto, cómo, en algunas veces, clientes del banco deben esperar hasta que la subgerente de contaduría hable con la persona que los atiende en la ventanilla, por lo que deben realizar dos o más veces la fila. Por ese estrés, tomó vacaciones a Europa, aunque fuese en invierno. En ese preciso momento, la asistente de la subgerente bajaba las gradas de su oficina para atender un caso de desaparición de dinero de una cuenta. Al hablar con el hombre encargado de la ventanilla, este le dijo que la cliente acababa de ser atendida, cuando la asistente no estaba, y había recomenzado a hacer la fila. Como la asistente ya estaba allí, pidió que la llamaran por el nombre. Lo hicieron, y la mujer que guardaba su campo avisó que acababa de salir del banco y muy pronto volvería. "Pues bien -dijo la asistente, en tono agotado-, ¡Que haga la fila de nuevo!". La mujer a quien llamaban, afuera, comprando lotería, decidió volver a hacer la fila en el banco, pero no ese día, sino otro. Dijo al chancero: "Qué pereza. Mejor me voy para la casa. Esas filas ya me tienen aburrida." "Sí -dijo el hombre-, mejor lo deja para después y se espera. De por sí, d'eso se trata toda la cosa."

Publicar un comentario en la entrada

2 comentarios:

GaB dijo...

Mae le iba a comentar pero se me cae el internet a cada rato, entonces mejor voy primero al ICE a hacer fila para hablar para que me lo arreglen por que llamar por teléfono es una pesadilla, siempre lo pasan a otra linea o lo dejan a uno en espera. Lo malo es que tengo que pagar el recibo y la plata la tengo en el BCR y tengo que conseguir cincuenta mil documentos para poder hacer cuarenta minutos de fila para que me interroguen por otros 40 minutos... Mae nombres, ya me dio pereza, mejor le comento otro día.

Simón dijo...

Jajajaja...

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.