El clímax de un filme: La Asamblea

Las historias raras, pero basadas en la vida real, venden. Pueden ser no tan positivas: el caso de los mineros en Chile se trataba de un error de ingeniería resuelto con un plan de emergencia.

Ya hay varios guionistas que quieren reservarse el relato de una historia cuyo origen es costarricense: La Asamblea. Por un lado, la tienen fácil: no tienen que inventarse los giros dramáticos, hay escenas de acción, valles de muchísima expectativa (donde no pasa nada), bandos opositores y momentos de clímax (como el del pasado primero desmayo). Por otro lado, hay cosas complicadas: los personajes podrían no parecer bien construidos si se apegan a la realidad, porque pasan cambiando de opinión a cada rato, y aunque a veces la historia es completamente aburrida, nunca sabrán donde hacer el corte temporal de la historia: siempre podemos esperar algo mejor (o peor) en el futuro.

Pero igual los guionistas le pueden cambiar los detalles que quieran a la historia para que sea más tragable en pantalla. Ahí no tienen problema. El problema es en la vida real.

Que la oposición se haya hecho del directorio de una forma tan absurdamente caótica, hizo que más gente se dé cuenta de la verdadera forma en que trabaja la Asamblea: un completo desmadre. Por las condiciones en que estaba sucediendo todo, y cómo podía terminar, los medios pusieron mucha atención a la elección del directorio. Se generaron detalles, desconocidos para muchos, sobre la falta de reglas, sobre cómo harían control de las votaciones, sobre la presión de las diferentes bancadas sobre las otras, las compras de votos del PLN, las traiciones y le pusimos la cereza al quequito con la jugarreta del PLN de la elección del directorio sin cuórum y la posterior "defensa" de la democracia. Todo un hito. 

Con esa información, es claro, más de uno se asusta. Pero quienes se conocen ese mundillo de pocos contactos con esta dimensión de la vida, sabrán que padres y madres de la patria trabajan en ese ambiente todo el tiempo. Si bien algunos/as intentan bretear por el país, todos mueven influencias con las mañas que mejor se conozcan y la ética no es precisamente el valor que más reine allí dentro. A veces las mañas se juntan para lograr un objetivo, que por ahora fue (por dicha) derrotar a Liberación Nacional. Pero, en general, nada nuevo.

Aunque con líos, berrinches y demás, prefiero este giro dramático. Esperaría que varíe un poco el sentido de responsabilidad y que haya un trazo al menos ínfimamente más claro respecto al camino. Que haya un poco más de escucha, un poco más de diálogo y un poco más de soluciones. Espero que haya un cambio y que la historia no caiga en picada hacia un valle en que la historia se quede trabada. Espero que la historia se ponga un poquito mejor, para que los guionistas no se tengan que robar una historia de un teatro de títeres con banderas, cuya actuación casi siempre termina en un sin sentido deplorable. Espero todo eso, porque para nosotros La Asamblea no es un filme: es una novela.

Publicar un comentario en la entrada

4 comentarios:

H3dicho dijo...

Una novela y bien barata..osea, de las mexicanas.. jaja

Anónimo dijo...

parece que no saben nada de politica, señores. Hubo un conflicto de intereses en el que PLN nunca aceptó que perdió y por eso se retiró. Pero antes amenazo con compra de conciencias. La Alianza se defendió de absurdos ataques. Podes ponerlo asi, como creo que sucedio o podes ponerlo alreves y santificar a los del PLN, como quieras, pero decir que es una basura es evidenciar tu propio desconocimiento de la realidad.

Simón dijo...

Como notarás, está hiperbolizado. La "basura" no se refiere a los conflictos de intereses en sí, si bien se usan todo tipo de artimañas para conseguir lo que se quiere y defender a cierto grupo. La "basura" se refiere al hecho de que no hay reglas claras y que los mecanismos de debate y foro se muestran como obsoletos, lo que genera más de un berrinche (aquí no fui hiperbólico). Gracias por el comment.

Simón dijo...

Y por lo demás, no he santificado a los del PLN ni los santificaré: son los chupasangre de este país.

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.