Y que lo digan los mismos: medios y dueños en Costa Rica

“Hay que ver que esas son las tendencias del mercado” – Yanancy Noguera, Directora de La Nación, sobre la concentración de medios de comunicación entre pequeños grupos de poder.
En aquellos tiempos (suena como a viejo) del referendo sobre el TLC con los Estados Unidos, cuando uno veía que la mayoría de publicidad era a favor del SÍ, la suposición era directa: los interesados en la continua liberalización y desregulación del mercado son quienes tienen una mayor cantidad de recursos para pagar los anuncios.

Pero cuando se trataba del desbalance en la presentación de noticias y opiniones en claro favor del SÍ en la mayoría de medios (quizás exceptuando a La Extra y al Semanario Universidad) uno podía suponer que existía un interés, por supuesto. Pero ¿Pagaba alguien (y quién) las noticias? ¿Era un sentir legítimo y resultado de análisis crítico la postura aceptar el TLC? ¿A quién le interesaba “informar” que el TLC era “tan bueno”? ¿O era nada más otra forma de publicidad?

Como expusieron Koen Voorend y Francisco Robles en su ponencia en las 5tas Jornadas de Investigación y Acción Social de Comunicación, sucede que el Grupo Nación “aglutina a buena parte de los grupos poder económico más importantes en Costa Rica”. Quienes están detrás de Grupo Nación como socios han formado alianzas regionales, han hecho inversiones en la industria inmobiliaria y turística, importación y venta de vehículos de lujo, papel y cartón y, quizá más importante, la familia Jiménez (principales accionistas) está vinculada a muchos banqueros del país y ha tenido relaciones estrechas con el PUSC y el PLN. Con este panorama, es lógico que La Nación esté prácticamente en línea al pensamiento de esos grupos de poder en este tipo de temas.

El problema no es solo La Nación por supuesto, este es un ejemplo. Tanto en prensa escrita, como en televisión y radio existen oligopolios de la información: la capacidad de incidir por medio de la info-comunicación y poner en el tapete ciertos temas, cierta agenda y ciertos puntos de vista en manos de pequeños grupos que, encima, tienen enormes “patas” en otros sectores.

Yanancy Noguera, Directora de La Nación, comentó la exposición de Koen y Francisco, y acotó que los ponentes deberían valorar que este proceso “se da en otros países” y que además “hay que ver que esas son las tendencias del mercado”, porque las empresas que tenían orígenes familiares toman un camino administrativo distinto, “más corporativo”. Así, para ella, este proceso no va más allá de una estrategia de mercado.

Sin embargo, eso que ve Yanancy como algo “normal” o “natural”, ¿Es bueno solo por eso? ¿No hay que aplacarlo solo porque se esté dando en otros países de América Latina? Precisamente el problema es que esas tendencias del mercado afloran porque no hay regulaciones para la transnacionalización, constitución de monopolios y los grupos de poder. Además, tal problema sube de nivel porque además de que es un oligopolio en diferentes sectores, estamos hablando de medios de comunicación con mucho posicionamiento y poder de convencimiento en grandes partes de la población. Quizá Yanancy no considera que en otros países de la región, aunque se da, varios sectores populares y hasta el mismo gobierno se oponen al peligro de que los generadores de la llamada "opinión pública" constituyan esas redes de poder.

Nuevamente, los medios no dicen cómo pensar, pero sí sobre qué pensar. Y, eso sí, presentan favorablemente un punto de vista. Quienes “le tengan confianza” a ese discurso lo tomarán como una postura "fundamentada" y no como simplemente la opinión de un grupo que se editorializa sin finura en un medio.

Por ahora, quizá, la única revancha posible: leerles, oírles y verles con cautela y, según el acceso, buscar y promover otras fuentes de información para comparar y criticar. Y que no cuenten la historia los mismos: la verdad no tiene dueños, aunque muchos se la quieran apropiar.

Publicar un comentario en la entrada

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.