El derecho a la comunicación y la brecha digital

Hablamos de acceso. Nuevas tecnologías, brecha digital, derecho a la comunicación. "Pluralidad de voces" o al menos una posibilidad de acercarse a ello. Acceso implica alfabetización digital, pero antes de ello, se necesitan los recursos, las "tecnologías" y poder usarlas. En tanto, ¿Cómo se reparte esa posibilidad de utilizar Internet?

Dame un Campo estudió datos de acceso a Internet desde los hogares costarricenses en el período comprendido entre el 2006 y 2010 según los informes realizados por PROSIC. Observamos los porcentajes de cobertura según zona rural o rubana y según cantidad de ingreso por familia (documento completo acá).

Distribución Rural-Urbana. Según PROSIC, durante el período revisado, cerca del 40% de las familias se ubican en espacios rurales mientras que el restante 60% se ubicaba en espacios urbanos. En el 2006, solo 3,58% de las familias ubicadas en zona rural tenían acceso a Internet desde sus casas, mientras que en las urbanas la cobertura era de 13,93% (10,35% de diferencia).

Con los años, ambos porcentajes de cobertura aumentaron progresivamente hasta llegar en 2010 a 10, 9% para la zona rural y 31,9% para la zona urbana. Esto demuestra que, en efecto, la cobertura aumenta, pero desigualmente. La brecha porcentual, en lugar de reducirse o mantenerse, aumenta, alcanzando en el 2010 una diferencia de 20,9%.

(Click para Agrandar)
Quintiles de ingreso por hogar. Los datos del PROSIC muestran una brecha considerable entre los hogares con menor ingreso y los hogares con mayor ingreso. Para el 2006 las familias ubicadas en el primer quintil (el de menor ingreso) contaban con 0,19% de acceso desde el hogar y para el 2010 este subió a 5,8%. Por su parte, en el 2006 los hogares ubicados en el quinto quintil (el de mayor ingreso) era de 32,77% y en el 2010 llegó a 53,2%.

Derecho a la comunicación. Este concepto se discute desde finales de los 70. Desde ese momento se ha presentado como un mecanismo de "acceso a la información pública y a sus fuentes, que lógicamente debe ser libre, oportuno, permanente, práctico, confiable y de calidad". El principio fundamental de este derecho es "garantizar a todas las personas no sólo el acceso a la información, si no la posibilidad de producirla y convertirla en conocimiento".

Es por esto que Internet aparece como la herramienta ideal para promoverlo y garantizarlo. Sin embargo, mientras el acceso a la comunicación esté condicionado por factores económicos o de ubicación geográfica no podemos hablar de la comunicación como un derecho. Muy a la ligera se asume que la cobertura de Internet mejora porque hay un mayor número de conexiones, sin embargo, un número mayor indica "crecimiento", pero,¿para quiénes hay crecimiento?

Es claro que esta revisión, al concentrarse en el porcentaje de acceso desde el hogar, deja por fuera otros puntos de acceso como los café Internet, centros educativos y lugares de trabajo. Sin embargo, es innegable la brecha y la concentración marcada del acceso desde el hogar en las zonas urbanas y los hogares con mayor ingreso, la cual sugiere que en el uso de internet en general la situación sea similar. Sobre este tema hoy se ha publicado una encuesta de opinión de CID-Gallup para RACSA, cuyos resultados son que "un 56% de costarricenses usa Internet". ¿Cómo lo usan? ¿Qué sectores lo utilizan más y para qué? ¿Producen contenidos? ¿A cuáles acceden?

El temor tradicional ante un desbalance es que Internet, en lugar de funcionar para enriquecer la democracia, haga lo contrario, mediante la reproducción de patrones presentes en otros medios de difusión masiva: la voz de unos pocos 
es la que más se escucha, opacando una posible riqueza de criterios y variedad de perspectivas. 

Consideramos necesario reflexionar sobre esto, especialmente en un momento donde se propone modificar el artículo 29 de la constitución política para declarar el Internet de Banda Ancha como Derecho Constitucional, con un cierre que dice: "La ley determinará la forma en que el Estado garantizará el acceso en banda ancha a las tecnologías de información y comunicación".

Este cambio puede ser realmente el inicio de algo muy bueno, o simplemente una especie de brochazo para inflar estadísticas y aparentar que se "está mejor", porque, ¿Cuánta voluntad política se ha demostrado hasta ahora para mejorar este escenario? Queremos verlo como un paso positivo, pero habrá que estar atentos/as para saber si no es el eterno "vamos a trabajar en esto".

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.