Las incertezas del (in)Seguro Social

Es alarmante. Hacía años sabíamos de los malestares en la gestión y la corrupción que existían, no solo en la CCSS, sino también en otras instituciones del Estado. Curiosamente, a las instituciones "insignia" de la "democracia" costarricense ningún gobierno se ha preocupado por salvarlas o mejorarlas significativamente; por el contrario, ha habido diversos intentos de privatizarlas o abrirlas a competir, al tiempo que se dejan a la deriva con un sinfín de problemas que después estallan.

A la CCSS le sucedió esto. Años negándose la enfermedad. Todos/as sus usuarios/as observaron cómo los hospitales fueron empeorando, los plazos alargándose, las citas posponiéndose. Nadie nos dio una explicación. Incendios, quirófanos cerrados, atención paupérrima y olor a mucho chorizo. "Sale a la luz" el asunto del déficit. En marzo de 2011, Auditoría Interna de la CCSS dice que el déficit este año sería ¢41 mil millones. Eso ya preocupaba, pero en julio, el mismo órgano vino a informar que el déficit sería de ¢92 mil millones. Esta situación deficitaria fue proyectada desde el 2005 por un Actuario de la CCSS, pero la Junta Directiva, por "alguna" razón, lo tapó.

Un par de días después, la OPS da su informe: una especie de estocada. Proyecta que, de seguir con las mismas condiciones, en 2015 el déficit iría más allá de los ¢300 mil millones. ¿Qué soluciones propone? Recortar el gasto: congelar el número de plazas, revisar los beneficios a empleados de la Caja, revisar temas de gastos en medicinas caras y que el crecimiento en salarios no sobrepase la inflación. Cosas que, claro, se deben revisar con mucho detenimiento, pero quizá hacen una gran omisión: el informe habla muy poco de los ingresos y del cambio en el modelo de gestión.

De hecho, en uno de los cuadros de proyecciones se visualiza un crecimiento marcado de la contribución privada, pero no de la contribución estatal, aún a sabiendas de que la deuda Estatal con la CCSS asciende a ¢379 mil millones, es decir, más del cuádruple de su déficit en este momento. En corto: si el Estado pagara, habría superávit.

Pues, agradezcamos a Óscar Arias. Él, en su Plan Escudo, plantó la semilla: crear a la fuerza plazas en la CCSS (en días de crisis) que después no se podían pagar. Un gobierno que se fue en plaquitas conmemorativas y durante el cual la deuda con la Caja -y con todo- creció vertiginosamente. Laura Chinchilla entra disimulando un déficit (en muchos sentidos) que después viene a resolverse como siempre: cobrarle la crisis a quienes no la produjeron. ¿Les suena conocido? Para el caso de la CCSS, esto es aumentarle las cuotas al único sector que colabora "bien". Que hay evasión, sí, pero a pesar de que es un buen negocio deberle a la CCSS (lo comprueba el 85% de morosos que llegan a Cobro Judicial), la deuda (creciente, ciertamente) es incomparable con la recaudación en ese sector. Posible efecto "colateral": aumentar las cuotas, podría aumentar la morosidad.

La cuestión aquí es que, si bien el Estado es quien más le debe, gracias a lo anterior, no puede pagar. La deuda ha aumentado sistemáticamente, por razones que pueden suponerse. Chinchilla "adelanta" parte de la misma, pero este adelanto no cubre el déficit. El empeoramiento de los servicios de la CCSS le da más espacio a la medicina privada, a la cual, por supuesto, le interesa "que la Caja no camine". Todo un panorama de inseguridad social, en la medida en que la CCSS está bajo muchas presiones para que pierda su solidez o siga cambiando su gestión.

¿Qué hacer? Es necesario un "acuerdo nacional". Política de Estado: no una cuatroañística-busca-votos, sino una de cambios en los plazos que corresponde. Cortar el chorizo, investigar a culpables, remozar y fortalecer a la Caja, procurar los medios para que el Estado corrija su deuda, y evitar que la morosidad privada aumente (y en lo posible, disminuirla). Es claro que es necesario salvar a la Caja de ese futuro inseguro, pero es necesario salvarla para que salve a los pacientes, a los asegurados. Es necesario salvarla del saqueo, para que vuelva a ser realmente solidaria.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mediocremente escrito, aburrida manera de desarrollar sus ideas, siga intentando

Andrés dijo...

Anónimo:
Supongo que usted es un PLN lover puesto que el texto está bien claro y pone los puntos sobre las íes.

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.