El Libro Azul: letras de segunda mano


El lugar de un buen libro. Las compra y ventas de libros, aunque muchos/as quisiéramos, no abundan en Costa Rica. Sin embargo, todas recogen historias peculiares y tienen, casi siempre a buen precio, textos difíciles de conseguir. Mariano Víquez Sánchez es un herediano de 48 años que ha pasado los últimos 28 vendiendo libros de segunda mano. Visitamos su librería, el Libro Azul, 300 al sur de la Catedral de San José. Con su estilo tranquilo, de buen conversador, Mariano nos recibió para contarnos una pequeña parte de la historia de este lugar.

- No es cualquiera el que se pone una compra y venta de libros para vivir de eso. ¿Cómo comenzó la historia? Comencé como a los 20. Salí del colegio, hice Generales en la UCR, pero según yo, tenía vocación para el sacerdocio y quería ser misionero. Era una utopía bonita, me fui para Guatemala, con los Claretianos... pero vi que no era por ahí. Volví para trabajar y ayudar un poco a mi familia que estaba en una situación económica complicada. Contacté con un señor que tenía una compra y venta de libros que se llamaba El Quijote. Ahí empecé como ayudante.

"Estuve 8 años, aprendiendo el oficio y ganando un poquito de dinero. Pero me gustó. Entonces no volví a estudiar, mandé pa' la mierda la U y dije: no aquí ya la vara es que prefiero ser autodidacta y dedicarme a algo que realmente me gustara".

¿Cuándo abrió el Libro AzulBueno, cuando me casé, necesitaba independencia económica, y me monté un localito que estaba aquí al frente. Era un chante buenísimo, era antiguo y muy pequeño. El ambiente era bonito, pero tenía un problema: la delincuencia. Se me metían a robar por el techo, hacían hoyos, un desastre. Se robaban lo que sea menos libros, jajaja. Llevaba 18 años ahí, necesitaba irme, y perder el punto y la clientela... era complicado.

Entonces se pasó para este local. Sí, apareció este local, y unos amigos...



Usted quería vivir de algo que le gustara, pero la compra y venta de libros me parece que todavía no es un negocio muy conocido o popular... 
Aquí no, pero en otras partes sí. En México, Argentina, España, hay estos lugares enormes de libros de segunda, donde usted se pierde viendo libros. Pero la cultura del tico es otra: prefiere botar los libros, o reciclarlos... no reutilizarlos. Además, la gente tiene el concepto erróneo de que el libro de segunda es basura y es como ponerse ropa americana de otra persona... ¡le da asco, mae! Un mito raro esa vara. Igual vos cogés un libro en una biblioteca, que lo han leído un montón de personas y lo que importa es el conocimiento que hay ahí, ni siquiera la apariencia. Aquí las compra y ventas de libros están relegadas a la periferia porque no son rentables.

¿No le dijeron que estaba loco por querer vivir de esto? ¡Bueno, sí! Yo sabía que podía dedicarme a otra actividad más rentable. Pero creo que no soy un comerciante común... porque no soy tan garrotero, digámoslo así. Desde un inicio tenía muy claro que no me iba a hacer millonario en esta vara. No sé si para alguna gente eso será conformismo, pero yo quería vivir de algo que me gustara. Y vivo bien.

¿Administrar el local a tiempo completo le deja tiempo para leer? Antes leía más porque viajaba en bus, de aquí a Heredia que se dura como 3 horas [risas]. Ahora leo un poco menos. Aquí me cuesta mucho leer, suena el teléfono, entra alguien y conversa conmigo, es muy difícil concentrarse. Leo en la casa. Pero aquí se aprende no solo leyendo, aquí se aprende conversando, hay gente que entra acá, conoce en puta y te enseña.

¿Colecciona los libros? Mae, yo colecciono un montón de cosas. Por eso me identifico con Pablo Neruda, por la sensibilidad que tenía con los libros y porque el hombre era coleccionista. En "La Isla Negra" él va mostrando la casa, su colección y dice: "Estas son mis cosas. Y aunque no parezca yo me siento como un niño aquí. Cada uno debe ser como un niño, porque si dejamos de ser niños, dejamos de ser hombres". Yo también colecciono algunas cositas, libros, fotografías, adornos.

¿Pablo Neruda es su autor favorito? Como poeta me gustan más Benedetti y Debravo. Pero en general prefiero a Herman Hess... y Khalil Gibran, también.

¿Algún anti-favorito? Jajajaja, prefiero no decir nombres.

La última: ¿Por qué "el Libro Azul"? ¡Ah! Se trata de un libro que se llama "el Libro Azul de Costa Rica", que se produjo en 1916, en la época de Alfredo González Flores. Lo produjo la UFCo. El libro tenía fotos de mujeres de todas las provincias. ¡Ponían la provincia de Limón y no salía ni una mujer negra! Se puede ver en la página de la Biblioteca Nacional. Hay como 4 libros de esos en el país y me costó mucho conseguirlo.

Más:
Fotografías de "El Libro Azul"
Otras preguntas que le hicimos a Mariano

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.