La medida de los "100 primeros días"

En el mundo político también hay modas. "100" parece ser, de hecho, un número bastante comercial. La primera vez que vi "los 100 primeros días" como tiempo para hacer un análisis político fue en el caso Barack Obama. Para copiar cositas nice, aquí el centenar aplicó para Laura Chinchilla y, más recientemente, para Juan Carlos Mendoza.

Pero si bien "100 días" funciona muy bien en un titular de periódico (suena bonito, no como 97, o 108), dependerá mucho de qué se esté analizando para que pase de mero sensacionalismo. Ello también determina qué se le exige a quién en ese tiempo. No es lo mismo analizar los 100 primeros días en la Presidencia de un país o los primeros 100 días como panadero del barrio.

El caso más reciente. La Nación (bajo firma de Esteban Mata) hizo una nota sobre la labor de Juan Carlos Mendoza en la Presidencia de la Asamblea Legislativa, en la cual se concluye que la agenda de Mendoza ha sido "personal", como fabricando una plataforma política. ¿Los argumentos?

"[...] Parece más ocupado en la fragua de su imagen; ejemplo de ello es que en la última semana se reunió con la presidenta Laura Chinchilla, con el ciclista Andrey Amador, e invitó al Congreso a los deportistas que representaron al país en las olimpiadas especiales de Grecia." ¿Reunirse con la Presidenta solo para mejorar su imagen? Si lo fuera, MALA estrategia, ella no es la mejor consejera en eso.

"A lo interno del Directorio, [...] tampoco logra ejercer liderazgo, pues los acuerdos dependen de la decisión colegiada de los demás miembros que conforman la alianza." ¿Quería un dictador?

"Aun así, la cosmética no le da para generar un movimiento político en función de alguna propuesta de ley o, bien, para desenmarañar el enredo administrativo que domina al Primer Poder de la República."

En esta última habría sido relativamente sano comparar el trabajo actual con el trabajo de otros períodos. Resulta que, si vamos a los números, en total se han aprobado 30 leyes: 3 veces más que durante el mismo lapso en el período anterior. Además de esto (cosa que se afirma en el artículo mismo) el debate ha tomado un giro, hay intentos de más diálogo con grupos nunca antes escuchados, etc.

Pero para concluir, el periodista le pide en 100 días desenmarañar el enredo administrativo de años en la AL. Como dicen en los comentarios: "Mendoza debió haber hecho en 100 dias lo que Laura no ha hecho en mas 1850 dias en Zapote, sacar los domingos para ir a reparar el puente de la platina y si le queda tiempo componer el desorden del ejecutivo y luego venir de "guachiman" al barrio de noche".

¿Se valen los 100 días y analizarlos así? ¿A cuál otro/a Presidente legislativo/a le han hecho ese análisis?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.