La muerte del texto impreso

La era del texto impreso ha acabado. O por lo menos eso diría un alarmista de esos que ve el apocalipsis en cada nuevo dispositivo tecnológico.

Pero la radio no mató al periódico, el televisor no mató a la radio, el internet no mató al televisor y creo que difícilmente los e-books matarán al texto impreso. Estas "nuevas tecnologías", término que engloba poco más de veinte años de innovaciones, lo que hacen es diversificar la forma en que la información se consume.

En el caso concreto de los tablets (como el Ipad) o de los e-reader o lectores de e-books (como el Kindle) esto se da desde dos principios fundamentales: portabilidad y miniaturización. Este tipo de dispositivo permite almacenar muchas veces la cantidad de libros que una persona promedio lee en toda su vida, leer periódicos de todo el mundo e inclusive reproducir multimedia y navegar en Internet. Esta información se lleva de un lado a otro cargando pocos gramos de peso.

Tal vez el cambio de consumo más interesante generado por estos dispositivos tiene que ver con las posibilidades que le brinda su conexión a Internet. Primero apareció Lendle, un sitio web en el que se pueden compartir e-books con otros usuarios a cambio de una retribución económica, dada por Lendle, que varía según la demanda y otras características del libro prestado. Es decir, pagan por prestar pero no cobran por pedir prestado un libro.

Otro ejemplo viene directamente desde Amazon, la misma compañía fabricante del Kindle y consiste en otro sistema de préstamo de libros, pero este integra 11mil bibliotecas en Estados Unidos. La persona debe estar registrada en Amazon y en la biblioteca, pero puede tomar el libro prestado desde su dispositivo, sin necesidad de trasladarse físicamente.

Estos dos ejemplos son relativamente nuevos y tienen sus limitaciones, la principal: funcionan solo dentro de los Estados Unidos.

Por otro lado, directamente en el ámbito de la educación, Corea del Sur puso en marcha una impresionante iniciativa gubernamental que propone para el 2015 reemplazar totalmente y de forma obligatoria el papel de sus libros de texto por ebooks accesados desde tablets, con lo que los textos tradicionales serán sustituidos por contenidos multimedia. La idea es dar un tablet a cada niño y niña de primaria en la primera etapa y cubrir de igual forma la secundaria en una segunda etapa. La mejor parte: a los estudiantes la tablet se les entrega de forma gratuita.

Yo espero que la tecnología se abarate lo suficiente para que esta forma de acceso a la información y de reformas de la educación se popularice a nivel mundial y quien sabe, tal vez hasta salvemos unas cuantas hectáreas de bosque al año consumiendo menos papel.

En todo caso puede que usted no quiera o no pueda gastar dinero en un Ereader, o tal vez necesite o ame el tacto, el olor y el peso de un libro de papel. Si es así puede mantener la calma, a pesar de las bondades de los e-reader y Tablets, la muerte del texto escrito está todavía muy lejana, por lo menos por aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.