Un mes más de juventudes









No sé por qué, pero setiembre generalmente se las trae. Entre patrióticas noticias de ilegalidades presupuestarias, tristes pérdidas artísticas, derrumbes en Caldera y otras de "clarísimo" interés nacional, para deprimirse al inicio de este mes a veces sobran razones. Pero con todos los costos, hay que "ponerse la camisa" y seguir trabajando.

Setiembre es el mes de la Juventud, esa etapa -dulce o difícil- entre la niñez y la adultez. Según la política pública, jóvenes son las personas que tengan entre 12 y 35 años. Otra palabra -que me gusta mucho-, juventudes, alude a la heterogeneidad de quienes nos situamos entre esas edades, a que somos diferentes y que eso tenemos en comúnCasualmente, recién termina el año internacional de la Juventud.


Esto de la edad es por supuesto discutible. Los y las jóvenes (en las diferentes etapas) tenemos la energía de la niñez y vamos ganando la madurez de los años. Además, como diría Eva Carazo, tenemos "el sagrado derecho a la irreverencia". Sólo hace falta sentir energía de cambiar cosas, aprender y evolucionar para sentirse joven.

Es cierto que hay jóvenes con miedo también. Un miedo que ha sido infundido desde muy diferentes esferas, que desean conservar lo que tienen, adoctrinar, guardar la basura bajo la alfombra. Grupos que intentan infundir miedo porque tienen miedo a que las cosas cambien, a que discutan, a que les muevan el piso.

Pero no hay que tragarse esa historia. Ya hemos visto que no es necesario tener "experiencia", haber "sentado cabeza" o ser "centrado/a" para hacer buenas cosas. Tampoco es determinante ser reconocido. Salir o no salir en medios no es lo que hace la diferencia. La hace la convicción: ver lo que está mal y querer corregirlo, sea donde sea que nos toque. No pensar de forma egoísta, querer que las cosas se muevan por el camino correcto.

Ser joven es tener entusiasmo. Y como diría Galeano, entusiasmo es una palabra que significa "tener a los dioses adentro". Es tener energía, sensibilidad. Ser joven es ser presente y no futuro.

1 comentarios:

enmidoxa dijo...

Me encantó el post. Ni que decir que Setiembre es mi mes favorito por otras razones...
Yo, personalmente, creo que el potencial de los jóvenes en Costa Rica ha sido muy mermado, y que si existen juventudes, pero usualmente son o político partidarias o religiosas, y que de ahí no salen. No hay una voz de juventud que sea escuchada en Costa Rica...
Hay que empezar a cambiar esto.
Saludos!

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.