Plan Fiscal: IVA y regresividad

Como había dicho antesa cada nuevo impuesto, habrá alguien opuesto. Este nuevo plan fiscal tiene opositores de muchos sectores: agricultura, empresarios, transnacionales, "ciudadanía". De diestra y siniestra le caen ataques. 

De hecho, otra de las principales discusiones sobre el Plan Fiscal es la propuesta de cambiar el actual Impuesto de Ventas (IV), de 13%, por un Impuesto al Valor Agregado (IVA), de 14%. La diferencia principal es que el IVA no grava solo productos, sino también servicios. Quienes lo apoyan dicen que esto mejoraría la recaudación, pues no habrá evasión al facturar como "servicio".

Sin embargo, detractores/as de este cambio indican que se aumenta un impuesto regresivo, que afecta por igual a todos los sectores. Cualquier servicio que no esté exonerado ahora pagaría impuestos y los productos que tampoco lo estén pagarían 1% más. A la clase media le afectaría porque todo servicio contratado aumentaría su costo y quien da ese servicio también se vería afectado. Cerca del 70% de la recaudación del plan fiscal es con este impuesto, cobrado también a sectores medios y bajos.

Podría decirse: ¿Tanto desastre causa 1% de diferencia? Pues acá cabe ver también que actualmente existe una serie exoneraciones que permiten cierta protección hacia sectores menos pudientes. Entre ellas está la Canasta Básica, la cual permite que productos generalmente consumidos por personas de menos recursos sean más accesibles. De ahí la fuerte la discusión sobre si son 230, 280 ó más productos, y cuáles productos (si los más consumidos o los más "necesarios").

Pero no solo la Canasta Básica es importante. Hay otros temas que merecen un trato especial: insumos para salud y agricultura, educación, ambiente, seguros, producciones artísticas, instituciones públicas (y sus servicios), entre otros. Actualmente, en esos y otros temas hay protecciones, que deben estar expresamente señaladas en la ley.

José Mª Villalta, del FA, afirma que la mayoría de esas protecciones serán derogadas con este nuevo proyecto, lo que lo hace regresivo. Se ha entrabado en una discusión con el PAC y el PLN, argumentando que desprotegen a sectores bajos. En las redes sociales del PAC hay un texto que dice que lo afirmado por Villalta es una serie de "errores" por leer o interpretar mal. El diputado respondió a ello puntualmente, y con muy buena fundamentación, en el sitio del Frente Amplio.

¿A quién le damos la razón? Personalmente estoy con la postura de Villalta: ha fundamentado mejor sus respuestas (desea exoneraciones literales y no "supuestas" a partir la Constitución) y ha intentado introducir conceptos para hacer más progresivo el plan, como una "canasta de ricos" (sube impuestos para productos lujosos). Afirma que en Asamblea ha recibido la indiferencia de parte del PAC y el PLN, con poca o nula discusión. Este punto es importante: el PLN y el PAC (con más razón) no han hecho un esfuerzo claro por comunicar e informar seriamente las implicaciones. Cuando dicen hacerlo, el tiempo está en contra: ya se votó la vía rápida. De ambos lados surgen consignas y panfletos, con escasa información.

Según un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas de la UCR, y de acuerdo con sus cálculos (que incluyen 4 impuestos), el plan sería ínfimamente más progresivo. Sin embargo, ese mismo estudio apunta que el IVA "al ser regresivo, estaría aumentando la desigualdad" y que "deteriora la distribución del ingreso". De tal manera, la discusión de este punto en el plan fiscal está más que justificada. Con buen tiempo, sería amplia. Pero "gracias" a la vía rápida, se admite que sea breve. Si el plan se aprueba así, podría ser peligroso para muchos sectores desprotegidos del país.

(Más) Este post es parte de una serie sobre el plan fiscal. Post 1: La vía rápida; post 2: las zonas francas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deje su comentario, cualquier aporte se aprecia. Todo spam o comentario discriminatorio será borrado.