Campo Corto: Serrat, para la libertad

0 comentarios
Este era un concierto que quería ser libre.  Que miles de personas querían tenerlo y vivirlo, es cierto. Que Serrat quería darlo, es más cierto aún. El pasado domingo 27 de febrero, en San José de Costa Rica, Joan Manuel Serrat lo dio todo y muchos y muchas agradecimos que nos hiciera llorar, reír, cantar, aplaudir y vibrar. Excelente sonido (estuve pegado a la valla), espectáculo puntual, músicos excelentes, un Serrat que va más allá de las palabras. Música, historias, vivencias que querían ser libres. Querían salir del teatro y tener eco en La Sabana. Querían ser oídas por gente como yo, que para cuando nos dimos cuenta de que Serrat cantaría en Costa Rica ya habían sido compradas todas las entradas. Querían que todos nos uniéramos a la Fiesta de la que solo Serrat podía ser el director.

Publicar un comentario en la entrada

Siempre igual

2 comentarios
Él se despertaba temprano todos los días a causa del frío. Sus ojos se abrían siempre antes que los de su madre, por lo que, tras intentar despertarla, salía de entre los cartones y veía a la ciudad amanecer sin salir de las inmediaciones de la abandonada estación del tren. Con solo 7 años, a esa hora tenía poco que hacer: "escuela" no era una palabra que utilizara mucho, y su madre no lo ponía a trabajar sino hasta avanzada la tarde. Así que se ponía a juguetear con una bola de jackses -que se había encontrado un día de tantos- mientras sentía el viento en la cara y observaba cómo más y más caminantes empezaban a pasar frente a sus ojos. Todo era siempre igual, ya lo tenía "calculado", aún sin saber qué hora era exactamente. Mami se levanta un rato después de salir del sol, pensaba, pero un ratito después de que pasa la gente. Se trataba de quienes necesitaban hacer transbordo de los buses regionales a los buses hacia la capital. A él le hacía gracia que, como caminaban contra el sol tempranero, todos iban con la cara arrugada, como si se hubieran puesto de acuerdo para parecer todos enojados. Tenía memorizado cuántos grupos pasaban y sabía que, tras cinco o seis puñados de personas, era normal que pasara la muchacha que le había llevado una vez a comer una hamburguesa con queso. Se viste bonito, podría haber dicho, y en la mañana siempre anda apurada. Una vez que él intentó llamarle la atención a través de las oxidadas mallas, ella tuvo un pequeño sobresalto y se alejó. Así que él prefirió solamente mirarla caminar al frente sin siquiera moverse del pretil donde se recostaba. La joven ya lo había olvidado, de cualquier manera. Y así, todos los días, siempre lo mismo. Un día oyó decir a su madre muy enojada que cómo es posible, ese montón de hijueputas de aquí no nos sacan, ese tren por aquí no pasa, esto no lo remodelan ni a putas, cómo, tranquila nada, que coman mierda, tantos años sin tren y ahora nos quitan como si nada. Como la vio con tanta cólera no le preguntó qué era lo que pasaba y siguió en sus días sin cambio alguno. Tres días después, en la madrugada, llegaron unos hombres altos vestidos de azul a despertarlos a él y a su mamá, que peleó y gritó a más no poder. Ambos terminaron en una perrera junto con otras personas. Él, sin recibir daño físico alguno, se recostó, triste, en el costado de su madre agitada. No llore, guila, ahí encontramos otro lugar dónde meternos. Él no estaba triste por eso. Estaba triste porque en el trance perdió su bolita de jackses y porque ya no vería más a la muchacha de las mañanas y quizá solo podría recordarla en su cabeza, aunque ella no lo recordara a él.

Publicar un comentario en la entrada

Lección: 5 días y "El Regreso" ya tiene plata

2 comentarios
$40 mil en cinco días. Para quienes trabajan buscando plata para proyectos independientes esto resulta quizá resulte una difícil hazaña.

La película "El Regreso", del cineasta Hernán Jiménez, fue rodada y montada con éxito. Sin embargo, a este punto, el equipo se quedó sin un cinco para hacer los últimos detalles (tratamiento de color, musicalización, mezcla de sonido, transferencia a film de 35 mm). Así que se lanzó al agua por dinero, pero sin recurrir a los "medios tradicionales", sino utilizando la plataforma Kickstarter, que permite financiar proyectos entre mucha gente (crowdfunding) que gusta de la idea, con aportes de $1 en adelante, con diversos incentivos. A estas horas, faltando 40 días para la fecha límite para recolectar el dinero, "El Regreso" ya recolectó los $40 mil dólares que pidió. Jiménez aseguró que sentiría mucha felicidad si los aportes le permiten llegar a los $60 mil que son los que ocupa para llevar toda la cuestión a cabo. 

Pues bien, ¿Qué nos demuestra esto?
Aparte de que a bastante gente le gustó "A ojos cerrados", el primer largometraje de ficción de Jiménez, que sería lo primero, vemos que hay mucha gente con ganas de aportarle al arte costarricense, solo que no tiene muchas opciones. Cuando se piensa en el financiamiento del cine, las obras plásticas, la danza, etc., siempre se consideran las grandes cantidades, el Estado, los magnates con una chequera gigantesca a quienes venderles el alma para que sigan haciéndose ricos o las Agencias Internacionales para cuyos fondos siempre hay fuerte competencia. Rara vez se piensa en el que puede dar poquito, en aquella que gusta del trabajo y las ideas pero nunca supo como aportar algo. Si alguien se preguntaba de qué puede servir un dólar como aporte, le sonará medio a Teletón, pero esta es una buena respuesta. El logro de "El Regreso" estuvo basado en una campaña de comunicación bastante sincera, y en darle poder a la gente para apoyar -en la medida que cada quien puede- una idea que les podría gustar -sólo porque les gusta-. Es también un acto de confianza: quien dona confía en la calidad del proyecto, y junto a ello sabe que está dando el dinero directamente a quien lo utilizará.

Además de para el arte y la ciencia, esto debería ser un pellizco para las organizaciones sociales ticas que siempre andan viendo de donde raspan para continuar con esmero en su labor. Kickstarter no sirve para proyectos de organizaciones sociales, pero hay otras plataformas que sí lo permiten. Como dijo Hernán en la entrevista que le hizo Kickstarter, se trata de estudiar a quienes tuvieron éxito y tomar prestadas algunas de sus ideas para lograr el apoyo. Bien por "El Regreso".

Publicar un comentario en la entrada

Gente en la Calle: Primer Art City Tour 2011

0 comentarios












Y que lo bueno bienvenido sea.
El pasado miércoles 9 de Febrero recomenzaron las giras del Art City Tour del 2011. Para quienes no conocen o han oído pero no se han animado por alguna razón, se trata de recorridos gratuitos (oh, esa palabra que tanto nos gusta) y nocturnos por diversos espacios culturales como museos, galerías y fundaciones promotoras del arte y el diseño. Existen diferentes rutas, por las cuales circulan busetas contínuamente durante las horas que dura el evento, dejando a los y las visitantes la elección de cuánto tiempo quedarse en cada punto. En el caso del anterior miércoles, hubo también ruta a pie y en bicicleta.

Que una propuesta tan sencilla como esta siga siendo tan efectiva no es de extrañarse (y eso que, a decir verdad, en esta ocasión no había tantísima concurrencia). A veces parece que hay poquitas posibilidades para conocer y moverse seguro en San José. Pero con gente, ¡Todo cambia! Eso es lo primero, en general. Que haya opciones para las personas, pero que las personas las usen. Y no es que no haya otras, pero esta es una buena. Además, el calendario del GAM Cultural (que entregaron en el tour) presenta una muy buena y variada oferta.

San José vive cuando la gente se mueve por sus vías y se habla, conoce, escucha, siente y ve. En dos meses habrá otra ocasión más con el Art City Tour. Esté alerta y tome la oportunidad.
Algunas fotos de la Ruta B
Publicar un comentario en la entrada

D'eso se trata toda la cosa

2 comentarios
Una mujer en una fila del banco (fila que hacía por segunda vez) le pide a la mujer detrás suyo que le guarde el campo, mientras va un momento a comprar lotería. En la fila del puesto de lotería, se topa con un hombre que recién salió del cajero automático, tras hacer una larga fila de cerca de 40 minutos. El hombre que vende la lotería, se queja también del tiempo que debió hacer fila antes de retirar sus enteros para la venta, a causa de un retraso de último momento en la impresión de estos. La imprenta en ese momento argumentó sobrecarga de trabajo: "teníamos una gran fila de impresiones por sacar, rogamos disculpas". La Junta de Lotería Nacional decide entonces cambiar de impresores debido a los constantes atrasos que generan largas filas en sus ventanillas. Deja esta tarea a cargo de su gerente. Este, por desconocimiento, procura en el buscador más famoso de internet y se encuentra una fila de nombres que parece interminable. Una amiga suya le asegura en el chat que la mejor forma de evitar las filas para imprimir, es que la propia Junta haga las impresiones. El gerente decide hacer caso y tomar un vuelo lo más rápido hacia Alemania, donde se compraría la máquina, para verificar diferentes precios. Hace fila por tres horas en el aeropuerto, en un día de atrasos de muchos vuelos por causa del invierno europeo. Se encuentra en la fila con una amiga suya, relacionista pública. Ella relata los problemas que está sufriendo el banco donde trabaja a causa de los constantes reclamos por las largas filas que se forman. Le cuenta, en secreto, cómo, en algunas veces, clientes del banco deben esperar hasta que la subgerente de contaduría hable con la persona que los atiende en la ventanilla, por lo que deben realizar dos o más veces la fila. Por ese estrés, tomó vacaciones a Europa, aunque fuese en invierno. En ese preciso momento, la asistente de la subgerente bajaba las gradas de su oficina para atender un caso de desaparición de dinero de una cuenta. Al hablar con el hombre encargado de la ventanilla, este le dijo que la cliente acababa de ser atendida, cuando la asistente no estaba, y había recomenzado a hacer la fila. Como la asistente ya estaba allí, pidió que la llamaran por el nombre. Lo hicieron, y la mujer que guardaba su campo avisó que acababa de salir del banco y muy pronto volvería. "Pues bien -dijo la asistente, en tono agotado-, ¡Que haga la fila de nuevo!". La mujer a quien llamaban, afuera, comprando lotería, decidió volver a hacer la fila en el banco, pero no ese día, sino otro. Dijo al chancero: "Qué pereza. Mejor me voy para la casa. Esas filas ya me tienen aburrida." "Sí -dijo el hombre-, mejor lo deja para después y se espera. De por sí, d'eso se trata toda la cosa."

Publicar un comentario en la entrada

Lo que viene por fuera

2 comentarios
Un/a comunicador/a que no comunica. Es el problema básico. Al menos eso supuse hoy al mirar sin mucha atención las noticias del 6 al mediodía y escuchar a uno de sus suceseros decir que un hombre había sido atrapado como "presunto sospechoso". Ah, sí, un posible probable, un casi parecido.

Por ahí había leído que estas frases se dejaban escapar entre periodistas, principalmente de televisión, porque tenían que ser muy cuidadosos para no "inculpar" a alguien sobre quien estaban reportando. Bien, yo creo lo contrario, para mí, es falta de cuidado. Si no se generan contenidos valiosos y tampoco cuidan la forma, 'tonces, ¿Pa' qué estudian? Un cartoncito bonito tapa clavos.

Y se mira todo el tiempo. Frases como "repetir de nuevo" o la majestuosidad, propiedad intelectual de Nilsen Buján, de "lo degolló a la altura del cuello" aparecen siempre por ahí, a 29,7 cuadros por segundo. Alguien dirá, "¿Se trata acaso de hablar como un intelectual? Buscan mantener un lenguaje poco rebuscado". ¡Ya me van a agarrar! Si fueran irreverentes y buscaran contacto con la gente y los temas que espera el público, metieran cizaña, criticaran con toda la fuerza y no estuvieran "alineados" algunos medios por ahí, otro gallo cantaría. Pero se la pasan de almidonados y enlacados con perlita en la solapa.

Pero volvamos al punto inicial. Curiosamente, en mis clases de comunicación en la UCR he visto a pocas personas que sepan exponer ideas, que sepan defender sus argumentos tanto escrita como oralmente, o talvez en un producto audiovisual. Quizá en varios casos el problema es el argumento mismo, pero ¡bah!, el que las palabras que lo defienden no sean óptimas muestra 1) falta de entrega en su trabajo o 2) falta de atención y aceptación sobre los errores que se cometen.

Por lo simple: que falten tildes, que la foto esté mal tomada, que haya redundancias o que cada 5 palabras se escuche "digamos", es solo el envoltorio. Ahora imagínese lo que viene dentro.

Publicar un comentario en la entrada