De los textos iluminados al "Ctrl+C"

1 comentarios
Hay cosas que cambian y otras que no. En los tiempos de los monasterios europeos (la inquisición, el Nombre de la Rosa, la imagen que usted tenga), copiar era una profesión. Los copistas reproducían los llamados manuscritos iluminados, con una caligrafía impecable, que otros dibujantes adornaban espléndidamente y que, por supuesto, hoy están guardados en alguna biblioteca de Europa para que un día se incendien y luego mostrar en algún documental cómo gastaron millones recuperándolos. El caso es que copiar era sin duda un arte también. Un arte doloroso. Un copista, de nombre Pedro, dejó por escrito que copiar "apaga los ojos, hace que duela la espalda, y junta el pecho con el estómago...”.

Pero esto ha cambiado. Copiar ya no es nada difícil. Digo, es aprenderse una combinación de teclas, cric, crac, y se puede duplicar con facilidad un texto, una imagen, formas, colores, virus, lo que quieran y puedan seleccionar digitalmente. Por eso es que copiar está tan desvalorizado y hacerlo ya no es una profesión: es un delito. Tiene más valor crear un poco, que no está nada mal en esta era del Retweet y el Share.

El problema es, precisamente, cuando te toca crear frente a una computadora. Sé que desde los 4 años de edad ya usaba compus al menos 1 hora al día, para jugar cosas como Tetris, por ejemplo. Pasaron las etapas y llegué al momento en que los únicos juegos que uso en mi computadora son los de facebook y hay días en que paso más horas escribiendo un trabajo que durmiendo. El tiempo te hace saber que crear en la computadora también "junta el pecho con el estómago". Te comprás el mousepad ergonómico, teclado ergonómico, silla con palanquitas -p'alante y p'atrás; p'arriba y p'abajo-, respaldar ergonómico, anteojos, gotas para los ojos, le bajás el brillo al monitor... y te das cuenta de que nada funciona.Te gustaría que el reset estuviera en tu cuello y no en tu computadora.

Todo eso hace que, cuando el trabajo esté terminado, se sienta un alivio que no es solo psicológico. Es un alivio que se te nota en la cara, en el cuello, la espalda y la muñeca. Claro, el malestar no se va hasta que eso que tenés que entregar -sea del brete, la U, lo que sea- no sea visto por la persona que lo aprueba.

Ya que copiar es fácil, ahora es considerado un error no respaldar. Se tienen 40 versiones de un archivo de 30 páginas, con nombres tan descriptivos como "Borrador Final 1" y "Imprimir corregir gastos". Llega el momento de entregar, tomás el archivo indicado, usb, tas-tas-tas, todo bien, te ponés de pie, estirás la espalda, salís con la frente en alto -arrugada, pero en alto-, te duelen los ojos por el cambio de luz, caminás con ilusión. Se acabó el martirio, nada de copiar ni crear... Llegás al lugar de imprimir. No hay llave, no hay llave, ¡Oh!, aquí está, todo bien, tranquilo, el ojo no brinca, no. "Imprimir FINAL FINAL 2, por favor". "Muchacho, ese no está", "¿Cómo? Déjeme ver." Te fijás y no, no está. Pero como sos muy precavido, te lo mandaste al correo. Revisás: "Imprimir FINAL FINAL 1". Mmmm, el ojo brinca, la espalda duele. "Diay... imprímame este".

Ahora entregaste... pero el estrés no se va en el momento que esperabas que se iba. Te revisan, te dicen que hay un error, te explicás. Volvés a la casa, buscás el archivo corregido para la segunda oportunidad. "¡Ay, se borró!" ¿"Se" borró? "Lo borraste". Hay cosas que cambian y otras que no. Los ojos se apagan, la espalda se curva...

Antes era difícil copiar, ahora no. Ahora es fácil copiar, y fácil borrar también. Y eso último siempre se ha mantenido. Simplemente ya no se necesitan incendios.

Ver comentarios

Campo corto: Déjà vu literario

1 comentarios
Lo vi en otro lugar. Al leer sobre las aventuras sexuales de el cura italiano Riccardo Seppia y las declaraciones de Herman Spronck sobre la naturalidad con que se debe asumir la relación sexual entre niños y adultos sentí que esto lo había leído antes. No era una noticia.

Después de pensar un rato, recordé que, en efecto, lo había leído en literatura, en un relato del Marqués de Sade llamado "Que me engañen siempre así", donde ya a finales de 1700 existían cardenales tan progresistas como este señor Spronk.

Esto es para que no creamos que la decadencia eclesiástica, como muchos males "modernos" que afectan a diferentes instituciones, son realmente de los tiempos turbulentos en los que vivimos.


Lo que hay ahora es un sistema de comunicaciones globalizadas, lo demás es lo de siempre.

Ver comentarios

Ningún pobrecito

0 comentarios
Los jóvenes, en sus colegios y barrios, ven su futuro amenazado ante la oferta fácil de drogas; nuestros sistemas de salud casi están desbordados por el problema de las adiciones (sic) la integridad de nuestras instituciones se ve amenazada por la corrupción y la coacción; y la violencia alcanza niveles nunca antes vistos.

Laura Chinchilla fue al Debate General de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 23 de setiembre de 2010 a quitarse el tiro y a dar lástima.

Conocí el caso en las 5tas Jornadas de Investigación y Acción Social de Comunicación, en una ponencia donde Sara Pacchiarotti y Gabriela Cruz compartieron un análisis realizado a este discurso. Parte de los resultados obtenidos por las autoras se logra con la aplicación del cuadrado ideológico de Van Dijk.

Según este autor los cuatro ejes de la manipulación del discurso son los siguientes: magnificación de la representación positiva del nosotros; disminución la representación negativa del nosotros; magnificación la representación negativa del ellos; y disminución la representación positiva del ellos.

Refiriéndose al discurso Sara y Gabriela concluyen que efectivamente
“…hay una manipulación de ciertos temas frente a otros. Los temas que se relacionan con el concepto de “nosotros” incluyendo la Presidenta y su país tienen connotaciones extremadamente positivas.”

En realidad no es necesario ser un lingüista ni un profesional de la comunicación para percibir que algo anda mal con ese discurso, una lectura superficial es suficiente para poner en evidencia como la presidenta se vale de una serie de afirmaciones inexactas para presentar al país como una maravilla que para llegar a ser lo que es renunció a ciertos mecanismos (el ejército por ejemplo) que podrían haber defendido el territorio de la problemática social del tráfico de drogas. Esto es un ejemplo de lo que el cuadrado ideológico de Van Dijk llama enfatizar lo positivo del nosotros.

En general el discurso representa en buena manera la incapacidad o la falta de voluntad de la élite para ver el país como lo que es realmente y no como lo que ellos quieren decir que es.

Un país sin ejército no es necesariamente un país desarmado y mucho menos un país pacífico, en Costa Rica por ejemplo:

“La utilización de armas se ha incrementado de forma importante; entre 1989 y 1999 se matricularon 43.241 armas de fuego, con un crecimiento de un 192.74%. Se matriculan especialmente pistolas (48%) y revólveres (39%). Un 66.8% de las matrículas corresponde a personas físicas y un 33.93%, a personas jurídicas. Estas últimas son las que crecen más rápidamente por año. En la misma época, el Ministerio de Seguridad autorizó a 53.857 ciudadanos a portar armas. De ellos, 44.455 renovaron ese permiso. Se calcula que alrededor de 280.000 personas tienen un arma de fuego.”

No se puede afirmar que se vive una guerra contra el narcotráfico y contra la desigualdad para luego decir que el país está en paz. No es un país pacífico si el eje de la campaña política es la batalla contra la inseguridad ciudadana asumida desde una perspectiva punitiva, para nada integral, que castiga múltiples veces a las mismas víctimas.

Está bien señalar el tráfico internacional como un problema a resolver y establecer que por la posición del territorio nacional este resulta estratégico como parte de Centroamérica, un puente entre el sur y el norte de América.

Pero decir algo como esto tiene una intención totalmente diferente:
"Desde esta tribuna, hago un llamado a los países que más contribuyen al consumo de drogas para que emprendan acciones más eficaces y para que colaboren con quienes
padecemos un problema que no ha sido creado por nosotros."

¿No hemos creado un sistema que privilegia a unos y excluye totalmente a otros? ¿No hemos privado de oportunidades a un sector importante de la población simplemente por el lugar del país en el que nacen o el apellido que les toca?

Si la presidenta presume que se invierte tanto en educación, que la juventud es de gran importancia para el futuro de la nación y que se lucha contra la desigualdad, debería ser lógico que la misma presidenta vea que muchos de los criminales contra los que lanza sus airados comentarios y a los que castiga con su “mano firme” son jóvenes menores de edad, pagando condenas que muchas veces igualan su propia edad y que muchas de las mujeres en el centro penitenciario El Buen Pastor, son madres que están cumpliendo una condena por tráfico de drogas.

¿Por qué no están esos jóvenes en las aulas? ¿Por qué esas mujeres se ven obligadas a vender droga para poder costear los gastos de sus familias? ¿Y por qué es tan diferente el país que vemos en los medios y en la vida diaria del país al que la Presidenta se refiere a miles de kilómetros de distancia de Costa Rica?

Puede ser que en realidad, cuando la Presidenta está en el territorio nacional no se encuentra más cerca del país.

El sistema falla, desde hace años solo se nos enseña a “hacernos los maes”, a derivar la culpa y a hacernos las víctimas. Si como sociedad no podemos darle alternativas a jóvenes y madres de familia para que tengan una “vida digna” quiere decir que como sociedad tenemos la culpa, todos y cada uno.

Pero sobre todo las clases gobernantes, que se han hecho con el poder y han guiado el país a su conveniencia y en beneficio de sus negocios personales, tal vez la Presidenta debió centrarse menos en dar lástima y un poquito más en asumir su parte de culpa y proponer alguna forma de solucionar como, según sus propias palabras “la integridad de nuestras instituciones se ve amenazada por la corrupción”Enlace

Censo 2011: ¿Se considera usted...?

2 comentarios
 Tras realizarse el censo del año 2000 (aquel año en que se acabaría el mundo por 49ª vez), uno de los principales debates se generó alrededor de la pregunta sobre el grupo étnico. En ese año, la pregunta no se "realizó", es decir, quien elegía el grupo étnico era quien encuestaba. ¿Cómo lo elegía? A ojo. Si usted parecía "achinado" o "blanco", si era o no "indígena", si era o no "negra", lo decidía esa persona, con criterios netamente personales. Algo más: si un(a) encuestador(a) se encontraba con una persona rubia, y en la casa había 4 personas más, asumía que los demás también eran rubios.

Por supuesto, muchas organizaciones se quejaron de esta situación. En este tipo de instrumentos debe primar el derecho a la autoidentificación con un grupo que es no solo étnico, sino también cultural. En el 2000 se considera que hubo un subregistro, por ejemplo, en los grupos de afrodescendientes y de indígenas. Así que este año, la pregunta se formula como se ve en la imagen (sacada de aquí).

Sin embargo, la pregunta aún "preguntándola" no deja de presentar problemas y dificultades. ¿Qué es ser "mestizo"? Y mejor aún: ¿Por qué está junto a "blanco"? Parece absurdo preguntarle a la Real Academia Española (y su definición A no es más que colonial) pero "mestizo" en el fondo viene de "mezclado", esto es: todo el mundo es mestizo. Algo más: ¿Por qué indígena no está entre las opciones iniciales ni siquiera? ¿Se podrán considerar a sí mismos Malekus, Bribris, Ngöbes?

A este punto, yo no sé bien ni qué contestaría. Usted, ¿Qué se considera?

Ver comentarios

Y que lo digan los mismos: medios y dueños en Costa Rica

0 comentarios
“Hay que ver que esas son las tendencias del mercado” – Yanancy Noguera, Directora de La Nación, sobre la concentración de medios de comunicación entre pequeños grupos de poder.
En aquellos tiempos (suena como a viejo) del referendo sobre el TLC con los Estados Unidos, cuando uno veía que la mayoría de publicidad era a favor del SÍ, la suposición era directa: los interesados en la continua liberalización y desregulación del mercado son quienes tienen una mayor cantidad de recursos para pagar los anuncios.

Pero cuando se trataba del desbalance en la presentación de noticias y opiniones en claro favor del SÍ en la mayoría de medios (quizás exceptuando a La Extra y al Semanario Universidad) uno podía suponer que existía un interés, por supuesto. Pero ¿Pagaba alguien (y quién) las noticias? ¿Era un sentir legítimo y resultado de análisis crítico la postura aceptar el TLC? ¿A quién le interesaba “informar” que el TLC era “tan bueno”? ¿O era nada más otra forma de publicidad?

Como expusieron Koen Voorend y Francisco Robles en su ponencia en las 5tas Jornadas de Investigación y Acción Social de Comunicación, sucede que el Grupo Nación “aglutina a buena parte de los grupos poder económico más importantes en Costa Rica”. Quienes están detrás de Grupo Nación como socios han formado alianzas regionales, han hecho inversiones en la industria inmobiliaria y turística, importación y venta de vehículos de lujo, papel y cartón y, quizá más importante, la familia Jiménez (principales accionistas) está vinculada a muchos banqueros del país y ha tenido relaciones estrechas con el PUSC y el PLN. Con este panorama, es lógico que La Nación esté prácticamente en línea al pensamiento de esos grupos de poder en este tipo de temas.

El problema no es solo La Nación por supuesto, este es un ejemplo. Tanto en prensa escrita, como en televisión y radio existen oligopolios de la información: la capacidad de incidir por medio de la info-comunicación y poner en el tapete ciertos temas, cierta agenda y ciertos puntos de vista en manos de pequeños grupos que, encima, tienen enormes “patas” en otros sectores.

Yanancy Noguera, Directora de La Nación, comentó la exposición de Koen y Francisco, y acotó que los ponentes deberían valorar que este proceso “se da en otros países” y que además “hay que ver que esas son las tendencias del mercado”, porque las empresas que tenían orígenes familiares toman un camino administrativo distinto, “más corporativo”. Así, para ella, este proceso no va más allá de una estrategia de mercado.

Sin embargo, eso que ve Yanancy como algo “normal” o “natural”, ¿Es bueno solo por eso? ¿No hay que aplacarlo solo porque se esté dando en otros países de América Latina? Precisamente el problema es que esas tendencias del mercado afloran porque no hay regulaciones para la transnacionalización, constitución de monopolios y los grupos de poder. Además, tal problema sube de nivel porque además de que es un oligopolio en diferentes sectores, estamos hablando de medios de comunicación con mucho posicionamiento y poder de convencimiento en grandes partes de la población. Quizá Yanancy no considera que en otros países de la región, aunque se da, varios sectores populares y hasta el mismo gobierno se oponen al peligro de que los generadores de la llamada "opinión pública" constituyan esas redes de poder.

Nuevamente, los medios no dicen cómo pensar, pero sí sobre qué pensar. Y, eso sí, presentan favorablemente un punto de vista. Quienes “le tengan confianza” a ese discurso lo tomarán como una postura "fundamentada" y no como simplemente la opinión de un grupo que se editorializa sin finura en un medio.

Por ahora, quizá, la única revancha posible: leerles, oírles y verles con cautela y, según el acceso, buscar y promover otras fuentes de información para comparar y criticar. Y que no cuenten la historia los mismos: la verdad no tiene dueños, aunque muchos se la quieran apropiar.

Publicar un comentario en la entrada

Juventud sin futuro

1 comentarios

“también les queda no decir amén
no dejar que les maten el amor
recuperar el habla y la utopía
ser jóvenes sin prisa y con memoria
situarse en una historia que es la suya”
Mario Benedetti

Sin casa, sin trabajo, sin pensión” se lee en una de las camisas de los “compas” que están en la Plaza del Sol en Madrid, España. “La primavera llega a Europa”: Londres, Berlín, Lisboa… la #Europeanrevolution inunda de “posts” y “twits” el ciberespacio. “El fantasma recorre Europa…” pero no el de las “barbas de Marx”, sino el de una generación que, como Yo, nació a finales de los setenta, la década de los ochenta o principios de los noventa.

Una generación que, como en mi caso, nació marcada por la guerras en Centroamérica, el financiamiento de USA a la contra, el boicot del FMI contra el gobierno de Carazo, la crisis de la deuda externa, la caída del muro de Berlín, el fin de la URSS,  el primer programa de Ajuste Estructural, el terremoto de Limón, el “no me acuerdo señor Juez” de Figueres, etc. etc. etc.

Somos una generación que nació en “crisis”. Nos han prometido cielo, pan y trabajo, y nos han dejado mucho chorizo, escaso pan y mal circo.  Nos prometieron el estudio como “herramienta de ascensión social”, pero se robaron las escaleras y nos han dejado aulas en bares y restaurantes, maestras y profesores mal pagados y al “extraño del pelo largo” boicoteando los presupuestos de las Universidades Públicas.

Somos una generación perdida cuyo “futuro” depende de cuán bien o mal compitamos con [email protected][email protected]” para -cuando existe- mantener el salario.  Somos la generación a la cual el mundo de la alta tecnología le ha puesto a contestar llamadas al Mr. que no sabe prender el CPU, administrar apuestas online o armar chips para la compu que China vende “Made in USA”.  Somos la generación que trabaja 12 horas, estudia 4, duerme -8 horas y vive 1 hora.  Somos la generación que ni Sartre, Silvio, Beauvouir, el Che, el vino, la marihuana o la cerveza logrará calmar… nacimos sin futuro, pero sí con todas las ansiedades comiéndonos los tiempos.

Somos una generación partida en cien pedazos: los que viven en el norte o el sur, los que viven en la ciudad o en la periferia, lo que hablan idiomas y a los que se les ha quitado el “derecho a hablar”, los que estudian en cárceles de ficción y los que estudian en “uni”-escuelas, sin baños, lápices o pizarras, los que se les ha prohibido amar a ella, a él, a ellos o ellas, los que viven cuentos de hadas como Guillemo y Kate, y los que como Julio, Diego y Ana les toca el cuento de la “bestia” para alcanzar el “sueño americano”.

Somos la generación que ha sufrido a Mubarak, Berlusconi, Sarkozy, Bush, Obama, Menem, Collor de Mello, los Ángeles del PUSC y los “Big Brothers”.  Somos la generación de los muertos de la Guerra del Golfo, Kósovo y los Balcanes, Afganistán, las Torres Gemelas, e Irak.  Somos la generación que ve en History Channel un continente africano que se parte entre los intereses de las grandes potencias, líderes tribales, el hambre y el SIDA.   Somos la generación que ha vivido y denunciado los abusos sexuales de las Iglesias (católicas, evangélicas…) y a quienes nos han prohibido “entrar al paraíso” por usar el condón y el anticonceptivo.  

Somos la generación que no calza ni entre los panfletos de la “izquierda”  y menos entre las maravillas del mercado de la derecha.  La generación a la que los partidos políticos no representan.  La generación que sufre en Egipto, Yemén, Bahrein, Tunéz, Lisboa, Grecia, Chile, Colombia, Madrid, El Salvador, Guatemala y Costa Rica…

La generación del “apocalipsis maya”, el colapso climático, el colapso financiero, la crisis agroalimentaria.  La generación cuyas reivindicaciones han sido robadas. La generación que no pierde nada, porque no tenemos nada.
 
La generación que por haber nacido sin futuro, sólo tiene un presente radical.  Un presente sin miedo. Democracia REAL YA, en Costa Rica y en todas partes.

Publicar un comentario en la entrada

La UCR se llena de agua (y adoquines)

2 comentarios


Las anteriores imágenes corresponden a la facultad de Bellas Artes en la Universidad de Costa Rica y fueron capturadas el pasado jueves 12 de mayo de 2011, durante las torrenciales lluvias que cayeron ese día. Sin  mucho esfuerzo, podemos observar la incapacidad del edificio para retener el agua llovida. Goteras (o "chorreras") por todas partes, inundaciones, filtraciones de agua hasta en las bombillas. 

Llama mucho la atención que las dos últimas grandes inversiones en el edificio de Bellas Artes fueron: 1. remodelación de los baños, que tuvieron durante bastante tiempo problemas con el agua; y 2. remodelación del patio (o plazoleta) interna con un espejo de agua. Este patio, adoquinado y demás, fue una de las causas de la inundación del edificio: su desague son los pasillos.

¿Dónde se invierte la plata para estructuras? La facultad de Bellas Artes es sólo un ejemplo de algo que ocurre por toda la UCR. Es un edificio que necesita más aulas, donde un aguacero no les permite a los estudiantes continuar su trabajo y donde, cuando se usa el dinero, no se reparan estos problemas, sino que se adoquina un sector y se hace algo "pa' que se vea más bonito" (y encima, no se hace bien). Ocurrió idéntico en Estudios Generales: remodelación del pretil con un adoquinado que siempre que llueve se inunda, una fuente que desperdiciaba agua (con el tiempo también se comenzó a inundar y la dejaron de encender) y un girasol que se vé lindo. Mientras, Ciencias Sociales lleva casi dos décadas con problemas estructurales y filtraciones de agua en cada época lluviosa, Física-Matemática tiene todavía problemas de acceso para personas con discapacidad, Ingeniería también necesita aulas, tiene problemas de baños, etc. No sé cuáles serán los problemas en otras facultades ni en otras sedes que no son la Rodrigo Facio.

Si soy sincero, no estoy muy enterado del presupuesto para nuevos edificios, pero no siento que su construcción lleve muy buen ritmo. Según dijo Yamileth González en los tiempos de la negociación del FEES, el nuevo edificio de Ciencias Sociales "hay que comenzarlo ya" y estaría para los años 2013-2014. Existe el proyecto de los edificios para ingenierías, pero se ha construido únicamente el de Ingeniería Eléctrica.
En el caso de Bellas Artes, específicamente para la gente de escultura y cerámica, se les dijo que harían una ampliación en el edificio por lo que seguramente serían trasladados durante un tiempo a un lugar lejano de la Rodrigo Facio. Posteriormente se dio el aviso de que tal traslado no se llevaría a cabo en el tiempo antes avisado (Semestre I del 2011), pero de cualquier manera pareciera que las intenciones no son de construir un edificio nuevo sino, quizá, de ampliarlo. ¿Por qué entonces no se invierte ese dinero en repararlos (al menos a un nivel respetable)?

Cuando hablamos de si hay dinero o no para un rubro específico, hasta ahora no he metido la cuchara porque no he revisado con detenimiento la distribución específica del presupuesto de la UCR. Es decir, no me meto con investigación, extensión cultural, etc., porque aparte de que no sé cuánto dinero recibe esto, sé de la cantidad de proyectos y la calidad de lo que conozco hasta ahora no me defrauda. Sin embargo, si tenemos que elegir entre adoquinar o permitirle a los estudiantes al menos estudiar y hacerlo en el mejor ambiente, el hecho de que se elijan los adoquines deja mucho que desear (y mucho más qué pensar). Si alguien de la UCR que pertenezca a Administración o tenga conocimientos al respecto lee esto, le pregunto: ¿Por qué sucede así?

Publicar un comentario en la entrada

Para empujar la casa [fotoreportaje]

2 comentarios

Tras cada espectáculo artístico, hay horas de trabajo y un equipo que hace que todo se mueva. En Danza U, la compañía de danza contemporánea de la Universidad de Costa Rica, eso no es diferente. El fotoreportaje Para empujar la casa [facebook] [flickr] relata un poco sobre el montaje de Casa Rodante, una coreografía de Gloriana Retana. Esta semana todavía quedan funciones, por lo que les invito cordialmente. Agradezco a toda la gente de Danza U, quienes me ayudaron de la mejor forma para realizar este reportaje.

Fotoreportaje: Para empujar la casa
Evento en facebook de la temporada de Casa Rodante

Publicar un comentario en la entrada

La fiebre del referendo

1 comentarios
El presidente de Ecuador Rafael Correa realizó el pasado sábado 7 de mayo su tercer referendo en sus casi cinco años en el poder. Al día siguiente celebró su "amplia victoria" sobre la oposición con declaraciones como "Hemos ganado por más de 20 puntos" "El pueblo ecuatoriano ha vencido, la verdad ha triunfado".

Pero pasados tres días el conteo sigue y la polémica va en aumento. De uno y de otro lado se acusan de fraude y de manipulación de datos. A pesar de que los resultados aparecen bastante parejos e inclusive se dice que en algunas de las 10 preguntas planteadas el "No" va a la cabeza, Correa insiste en su triunfo, ahora por un 7%.

Independientemente de la naturaleza de lo que se plantee en un referendo, se puede pensar que darle al pueblo el poder de decidir sobre la aprobación o no de una ley o modificación a la constitución política mediante este mecanismo es una expresión democrática de alto nivel, sin embargo, hay que tomar en cuenta en que condiciones se lleva a cabo esta consulta.

Si se observa desde la experiencia particular de Costa Rica con el referendo por el TLC, una de las irregularidades más fuertes fue la desigualdad a la hora de informar. El "Si" contaba con presupuesto mayor, lo que le permitía pautar con más regularidad y en más espacios, además los medios nacionales como Canal 13 y el programa radiofónico Panorama se colocaron al servicio de su posición. Finalmente, los partidarios del "Si" irrespetaron la prohibición de pautar "Durante los días inmediatos anteriores y el día de referéndum".

En el caso de Ecuador, una de las críticas al reciente referendo se orienta también en esa dirección
"el fraude electoral del Siglo XXI, ya no se hace como antes metiendo votos en las urnas. Se lo hace antes de las elecciones. La propaganda del Gobierno sin límites es una forma de fraude electoral. Las cadenas infames de televisión de los últimos días calumniando a los medios de comunicación para conseguir votos a favor del Sí, es una forma de fraude electoral".

En ambos casos existe una queja hacia la desigualdad de condiciones y resulta clara la ventaja en cuanto a presupuesto y posición mediática de la posición estatal sobre la de oposición. Aún así los márgenes de triunfo, tanto en el caso del Costa Rica como en el de Ecuador (si es que llega a ganar el "Si"), son porcentualmente bajos.

¿No es lógico entonces suponer qué sucedería si ambas partes estuvieran en igualdad de condiciones, sin manipulación, sin fraudes ni trucos sucios? Es decir, si cada una de las partes fuera tratada como se trata a cada ciudadano en un sistema democrático: con igualdad de oportunidades... ¿O puede que precisamente ese sea el problema?

Como en toda ideología, en papel todo resulta fabuloso, es a la hora de llevarla a la práctica que se hacen ciertos sacrificios, recortes y ajustes que casualmente no suelen afectar a las élites y donde algunos resultamos "más iguales que otros".

Es cierto que en temas tan delicados como la modificación a la constitución política el pueblo tiene el derecho a elegir, pues lo que ahí se decida le afecta directamente. El problema viene cuando la consulta popular se aplica como instrumento para legitimar mecanismos que favorecen a la minoría de siempre o que permiten la concentración del poder mediante el engaño y la manipulación de la información y donde, ante cualquier queja posterior, el argumento final de quienes gobiernen será:
"El pueblo lo decidió".


Publicar un comentario en la entrada

Reproduciendo un discurso: La Nación sobre Osama Bin Laden

0 comentarios






Repetir un discurso es fácil. Se trata de leer un poco lo que ya ha dicho uno que otro "especialista", ponerlo todo junto y decirlo con convicción. Pero además de decirlo, identificarlo es fácil también: siempre se enfocan exactamente a las mismas causas, las mismas explicaciones y, por lo demás, casualmente tienen la misma "precisión".

No sé si soy el único, pero me sorprendió el editorial de este sábado 7 de mayo de La Nación. Se tituló "Un capítulo del terrorismo termina", y versó -podríamos decir, con felicidad- sobre la muerte de Bin Laden. El editorial, haciendo una recapitulación "apegada" a la "realidad" de los hechos, celebra con ahínco la muerte de Bin Laden por ser promotor de miles de muertes y destrucción alrededor del mundo. Pero aunque hasta aquí no pareciera haber mayor incoherencia, ignora algunos detalles importantes.

El editorial (como siempre, anónimo) habla de que Bin Laden provenía de una "acaudalada familia saudí", pero omite que George Bush Padre era cercano en negocios al padre de Osama Bin Laden, y que George Bush hijo era amigo de negocios de Osama Bin Laden y, antes, de su hermano mayor, Salem Bin Laden. Informa, también, que "el joven Osama pronto evidenció la vocación radical que lo llevó a incorporarse a la lucha antisoviética de los mujayedines y talibanes en Afganistán", pero no dice que el entrenamiento, financiamiento (lógicamente) e inclusive la instigación de esa lucha antisoviética fue estadounidense o, más específicamente, de la CIA.

Además, a pesar de hablar con muchas cifras (muy exactas, lo que normalmente es raro en estos casos), asegura que "según los sondeos en Estados Unidos, bin-Laden ha sido considerado el Hitler del siglo XXI, la encarnación máxima del mal y el odio.", sin, por casualidad, ponerse a hablar de números como para comparar. Tampoco toca el tema de que el Nóbel de la Paz, Barack Obama, decidió "matar" a Bin Laden sin un juicio previo. No dice nada de esto. ¿Por qué? Porque, en efecto, el editorial está repitiendo el discurso casi exacto de Fox News, CNN, NBC y demás cadenas conservadoras estadounidenses. ¿Por qué lo hace? Esa es quizá una mejor pregunta. Es más, hasta sería bueno preguntarse por qué hicieron un editorial sobre este tema.

Hacia el final, el editorial señala que Al-Qaeda no es más que una franquicia. Según se dice en algunos lugares, pareciera que, en efecto, Al-Qaeda podría haber quedado reducida a eso, sólo un nombre. Pero hay posturas que indican incluso algo más: Al-Qaeda nunca fue más que una franquicia. De hecho, hasta la confiable BBC hizo un documental al respecto: "Al-Qaeda doesn't exist", donde se relata y demuestra, por ejemplo, cómo las fuerzas militares norteamericanas y británicas bombardeaban y bombardeaban sin encontrar base alguna del grupo. Si la organización no existe, la muerte de Osama es, al final, un golpe mediático; algo que va más allá de la muerte o no del propio Osama Bin Laden y de la existencia de todos esos "radicales estadounidenses" convertidos por algún "talibán" en Youtube. Es encontrarle la justificación a gastar millones de millones de dólares en una guerra contra un fantasma al que se le atribuyen (palabra importante) menos de 10 mil muertes anuales en el mundo, cuando solo por falta de comida mueren más de 20 mil personas al día. Sumemos falta de agua, enfermedades curables, tratables y prevenibles.

Sin querer dejar de lado el editorial (que al fin y al cabo es un signo de todo esto), para terminar es quizá conveniente citar a Eduardo Galeano (1998):

"¿Nace una estrella? A mediados del 98, la Casa Blanca lanza otro villano a la cartelera mundial: responde al nombre artístico de Usama bin Laden, es fundamentalista islámico, lleva barba y turbante, y en el regazo acaricia un fusil. ¿Hará carrera esta nueva figura estelar? ¿Tendrá buena taquilla? ¿Logrará demoler los cimientos de la civilización occidental, o será no más que un actor secundario? En el cine de terror, nunca se sabe." [pág. 77]

Publicar un comentario en la entrada

Juntando monedas

0 comentarios







Pensaba que era una especie de racha. Desde hace más de un mes, cada vez que salgo de mi casa, sin excepción, me encuentro al menos una moneda de 10 colones en el suelo. Y la recojo. Sin embargo, como parece lógico, no es una "racha" en el sentido estricto. No se trata de que yo me encuentre las monedas desgastadas en el suelo. Se trata de que las dejan tiradas.

¿Por qué las dejan tiradas? Porque 10 colones no valen lo suficiente como para agacharse. ¿Por qué no valen? Porque se devaluó el colón. Podríamos seguir: ¿Por qué se devalúa el colón? ¿Quién dice que el colón vale más o menos? Está la teoría de que el mercado define el precio de la moneda según la fuerza de cada economía. Sin embargo, pareciera que como los bancos "crean" dinero siempre que prestan (yo deposito 1000 ["tengo" mil] y ellos prestan 700 [la otra persona "tiene" 700, total = 1700]), y además piden interés para pagar ese préstamo, nunca será posible pagar la deuda con el dinero disponible, es decir, siempre se necesita más moneda, más colones, más inflación y cada moneda valdrá menos. Y hay muchas preguntas más: ¿Por qué insisten en el uso de las tarjetas? ¿Por qué se puede comprar cualquier cosa sin tener dinero ("sin prima y sin fiador")? Si quiere tener algunas respuestas y más preguntas, le recomiendo un documental: Money as Debt (en español acá). Mientras, yo seguiré juntando monedas para "compensar" la inflación.

 Publicar un comentario en la entrada

Aquí se hacen videoclips

0 comentarios

Durante los últimos días de abril se estrenaron dos videoclips nacionales.

El primer estreno fue el 28 de abril. La Escafandra presentó en el Teatro de la Danza en el CENAC, su videoclip 1+1. Cuatro días después lo colocaron en su cuenta de Facebook. Es un video sencillo adecuado al mensaje positivo que transmite la canción. Los personajes crean identificación con el espectador; son personas que vemos todos los días en la calle, un compa, un primo, uno mismo. La escafandra llama a la unidad y al trabajo en conjunto por un mundo mejor sin distinguir entre afiliaciones a culturas alternativas.

Los puntos fuertes de este video son el uso de la luz y de los planos. Los planos detalle empleados en mostrar las manos generando la música o la gesticulación de los músicos en momentos específicos enriquecen mucho la experiencia del público.
Por su parte la luz hace que el video sea agradable de ver y funciona muy bien con la estética general del escenario utilizado.

El segundo se estrenó el 29 de abril. Huba&Silica realizaron un release party en el bar Steinvorth para presentar Move y luego lo colocaron en su cuenta de Facebook. El videoclip muestra un salón donde inicia una clase de baile/aeróbico que se transforma en una fiesta electrónica con Silica mezclando y Huba cantando. En algunas escenas, usan un lente tipo “ojo de pez” que redondea la imagen. Además usan planos cercanos que realmente funcionan para meternos en el ambiente del lugar.

Esto demuestra que en Costa Rica se hacen videoclips. Sin embargo, ¿Dónde se transmiten?

La falta de apoyo a la música nacional es una crítica común a los medios locales, por suerte el abaratamiento de los medios y la trasmisión gratuita en web presenta una alternativa viable a los músicos. No es fácil, pero el esfuerzo rinde frutos, Move de Hubba&Silica acumula poco más de 1000 reproducciones en 4 días, mientras que 1+1 de La Escafandra lleva 271 reproducciones en poco menos de 2 días.

La producción de videoclips en Costa Rica está pues, viva y en evolución.

No sería de extrañar que, como casi siempre por aquí, el reconocimiento venga primero desde afuera y cuando alguno de nuestros músicos o músicas gane un premio internacional con un videoclip se convierta en el héroe o la heroína de turno, mientras tanto...

¡A seguir produciendo!

Publicar un comentario en la entrada

El clímax de un filme: La Asamblea

4 comentarios
Las historias raras, pero basadas en la vida real, venden. Pueden ser no tan positivas: el caso de los mineros en Chile se trataba de un error de ingeniería resuelto con un plan de emergencia.

Ya hay varios guionistas que quieren reservarse el relato de una historia cuyo origen es costarricense: La Asamblea. Por un lado, la tienen fácil: no tienen que inventarse los giros dramáticos, hay escenas de acción, valles de muchísima expectativa (donde no pasa nada), bandos opositores y momentos de clímax (como el del pasado primero desmayo). Por otro lado, hay cosas complicadas: los personajes podrían no parecer bien construidos si se apegan a la realidad, porque pasan cambiando de opinión a cada rato, y aunque a veces la historia es completamente aburrida, nunca sabrán donde hacer el corte temporal de la historia: siempre podemos esperar algo mejor (o peor) en el futuro.

Pero igual los guionistas le pueden cambiar los detalles que quieran a la historia para que sea más tragable en pantalla. Ahí no tienen problema. El problema es en la vida real.

Que la oposición se haya hecho del directorio de una forma tan absurdamente caótica, hizo que más gente se dé cuenta de la verdadera forma en que trabaja la Asamblea: un completo desmadre. Por las condiciones en que estaba sucediendo todo, y cómo podía terminar, los medios pusieron mucha atención a la elección del directorio. Se generaron detalles, desconocidos para muchos, sobre la falta de reglas, sobre cómo harían control de las votaciones, sobre la presión de las diferentes bancadas sobre las otras, las compras de votos del PLN, las traiciones y le pusimos la cereza al quequito con la jugarreta del PLN de la elección del directorio sin cuórum y la posterior "defensa" de la democracia. Todo un hito. 

Con esa información, es claro, más de uno se asusta. Pero quienes se conocen ese mundillo de pocos contactos con esta dimensión de la vida, sabrán que padres y madres de la patria trabajan en ese ambiente todo el tiempo. Si bien algunos/as intentan bretear por el país, todos mueven influencias con las mañas que mejor se conozcan y la ética no es precisamente el valor que más reine allí dentro. A veces las mañas se juntan para lograr un objetivo, que por ahora fue (por dicha) derrotar a Liberación Nacional. Pero, en general, nada nuevo.

Aunque con líos, berrinches y demás, prefiero este giro dramático. Esperaría que varíe un poco el sentido de responsabilidad y que haya un trazo al menos ínfimamente más claro respecto al camino. Que haya un poco más de escucha, un poco más de diálogo y un poco más de soluciones. Espero que haya un cambio y que la historia no caiga en picada hacia un valle en que la historia se quede trabada. Espero que la historia se ponga un poquito mejor, para que los guionistas no se tengan que robar una historia de un teatro de títeres con banderas, cuya actuación casi siempre termina en un sin sentido deplorable. Espero todo eso, porque para nosotros La Asamblea no es un filme: es una novela.

Publicar un comentario en la entrada