Cone-ing (o de cómo crece una moda en Internet)

1 comentarios

Nuestro amado internet está lleno de modas, la mayoría de ellas pasajeras, otras más duraderas. Los factores que influyen en que una moda o meme de internet trascienda el espacio, el tiempo y las culturas de este mundo me parecen lo más aleatorio que pueda existir, y no pretendo explicarlas. Pero sí puedo hablar de una que vi cómo nació y hoy convertirse en algo más grande.

Alki Stevens es un vlogger australiano en YouTube. Sus videos consisten básicamente en cortos graciosos, bromas en la calle a desconocidos y él junto su grupo de amigos saltando y disfrutando la vida en cámara lenta. Nada especial. Siempre me llamó la atención su marcado acento australiano.

Entre sus tantas ocurrencias, un día decidió intentar una nueva broma llamada Cone-ing. Consistía en manejar por el autoservicio de un restaurante de comida rápida y pedir un cono. Un helado. A la hora de recibirlo lo tomaría por la parte de arriba para capturar la reacción del empleado. La idea, que me pareció simple, divertida y muy fácil de lograr; logró 1.4 millones de reproducciones en nueve días. Hasta daban ganas de hacerlo uno mismo.


Ese fue precisamente el siguiente paso que dio Stevens con su idea, lograr que su público lo hiciera también. Con esto formó la comunidad oficial de Cone-ing. Videos de todas partes del mundo comenzaron a ser publicados en el canal de Stevens replicando la broma, y él a su vez mostraba cómo la broma se podía transformar agregando variaciones como ponerle toppings al helado antes de recibirlo, darle trofeos a los empleados o embarrar su helado en la cara. Así el Cone-ing fue tomando tintes meméticos, obtuvo su propia página de Facebook y su propio sitio web.

Hoy me sorprendí cuando recibí en mi lector de RSS un nuevo video de Alki Stevens que muestra cómo su simple idea llegó, digamos, lejos. El odiado y adorado Justin Bieber se filmó realizando la broma en varios establecimientos de comida rápida, lo cual hace doblemente extraña la situación; por un lado un individuo que no sabe cómo coger un helado, y segundo ¡es Bieber en la ventanilla!


Desconozco las razones del niño/nena al filmarse haciendo la broma, pero de seguro él no necesita publicidad. Tal vez lo hizo por la misma razón que lo hacen todos los demás, por alimentar una moda que, tenga o no sentido, se escapa de las manos del creador original para tomar vida propia con los aportes de muchos, cual bola de nieve que crece en descontrol como en las caricaturas.

Hay que ver en qué para esto, pero me parece que esta moda sin sentido no se va a detener pronto. Menos cuando se toma en cuenta que desde la publicación del primer video popular de Cone-ing apenas han pasado menos de dos meses.

Gabineteando con Laura Chinchilla

0 comentarios
Tomada de nacion.com

"Los cambios en el gabinete no implican crisis, sino un estilo de Gobierno". Eso dijo Laura Chinchilla en la conferencia de prensa de hoy 28 de julio. Era de un gobierno tico, así que comenzó con hora tica. Mientras esperábamos, quienes queríamos acceder a la conferencia vía web, veíamos la imagen del escudo de Costa Rica tambaleándose. Nada más ilustrativo.

Antes de que comenzara la conferencia, se había "rumorado" mucho de lo que en ella se dijo (todo lo demás quedó descartado, por ahora): María Luisa Ávila salió del Ministerio de Salud (en su blog, por "diferencias" en el manejo de la crisis de la CCSS), Yessenia Calderón entra a la Presidencia Ejecutiva del AyA, en Cancillería entra Enrique Castillo y por último, la FATALITY: quien sale de ahí, René Castro, entra al Ministerio de Ambiente.

Se preguntaban en twitter: "¿Cuántos favores habrá hecho René Castro?" ¿Por qué tras tanto cuestionamiento y malas gestiones sigue sin salir del Gobierno? Según Laura, Castro va para el MINAET no por lo que hizo (mal), sino por lo que puede hacer (¿destruir otro ministerio?). Yo propongo que fue por lo que hizo muy bien (jefe de campaña). 

Esto sin duda preocupa. Don Renecito quizá quiera finiquitar el trato comenzado con la petrolera Mallon Oil en el mismo Ministerio en la época de Figueres (el escapista) para que esta hiciera lo que quisiera en el norte de Costa Rica sin estudios de impacto ambiental. Paradójicamente, Chinchilla confía ciegamente en él para "defender los criterios que hemos anunciado en contra de la explotación petrolera en el país". ¿Ah? A mí me da miedo. Y evidentemente no me trago el cuento de Chinchilla de "la constante revisión". Se trata de apagar la llama en las faldas del saco de René pasándolo para el MINAET, sin que tenga que soltarse de la teta.

Laura dice que los cambios en su gabinete no implican una crisis. Por omisión no implican crisis, pero implican errores. Se dice que tras cada crisis hay una oportunidad. Si Chinchilla no quiere ver la crisis tampoco verá la oportunidad de cambio. Que nos agarren confesaos.

Ley Orgánica del Colegio de Diseñadores y Comunicadores Visuales: entre espada y pared

1 comentarios
Parece simple. Los diseñadores/as graduados podríamos estar muy de acuerdo con una ley que defienda precios mínimos de cobro y una regulación real en cuanto a procesos laborales. Sin embargo, la realidad es que no es así de fácil como decir ‘pertenezco al Colegio, por eso puedo cobrar bien’.

En un campo que cada vez crece más, sí es necesario defenderse para poder subsistir, pero ¿de qué o quiénes nos estamos defendiendo? Algunos suben escalones a paso agigantado por el lado académico, pero ¿Realmente esto refleja una buena diseñadora, tipógrafo, animadora, comunicador? Ya sabemos que un mal diseño no mata, pero la verdad es que sí ensucia.

La preocupación más grande en cuanto al proyecto “Ley Orgánica del Colegio de Profesionales en Diseño y Comunicación Visual de Costa Rica” está en las generaciones mayores que no terminaron sus estudios. Aquellos trabajadores que a través de los años han acumulado experiencia que los ha llevado a crear en algunos casos muy buenos trabajos, pero que en otros casos son los que llenan el mercado de diseños sucios.

Para estos preocupados trabajadores que alegan tener una vida que sostener, se tiene el Artículo 25 de la Ley Orgánica del Colegio, el cual dice que un comité de incorporación evaluará la aprobación estas personas para decidir su inclusión o exclusión del Colegio. La preocupación entonces pasa a ser una ‘sospecha’ ante quiénes van a conformar ese comité de incorporación y si les va a repercutir de manera positiva o negativa a estos trabajadores empíricos. ¿Son acaso esas personas las únicas buenas críticas para las postulaciones a entrar al Colegio de Profesionales en Diseño y Comunicación Visual de Costa Rica?

En una refutación del Texto 17932 de la propuesta de ley hecha por Oliver Zúñiga (Dir. Costa Rica Animation Holdings y Pres. Asociación de Animadores de Costa Rica), se habla de la falta de comunicación que hubo con el gremio de los animadores. Zúñiga protesta que ‘el proyecto en múltiples aspectos va en contra de los intereses generales de este gremio y hace conflicto con los valores de libre mercado y competitividad internacional’.

Es muy importante la comunicación de todas/os los interesados contemplados en el proyecto, pero la argumentación del señor Zúñiga puede no ser aceptada por muchos/as. Él mismo se pone la soga al cuello al preguntar en la refutación “¿Quiénes son diseñadores?”. Todos podemos diseñar y todos lo hacemos muchas veces al día, pero no significa que es cualquiera el que puede llevar a cabo un proyecto profesionalmente (si este es ‘bueno o malo’, que se vea en la respuesta del mercado). Y peor aún, está el hecho de comparar a un artista con un diseñador.

El diseño es diseño. Lo que produce un diseñador ciertamente necesita creatividad, a como también la necesita un artista, pero a como dijo Norberto Chávez: ‘En diseño la creatividad es un medio’. Esto no nos posiciona como artistas, a no ser que mezclemos la profesión con otras áreas, pero no podemos utilizar esto de escudo para casos de conveniencia propia. Entonces las preguntas del señor Zúñiga de: ‘¿Cómo cabría un Guido Sáenz, un Jorge Jiménez Deredia o tantos otros grandes artistas nacionales que tanto han contribuido a este país dentro de un proyecto como este?’, se podrían responder: “No cabrían”, porque ellos se quedan exactamente adonde están, en un gremio diferente al de diseñadores.

La Ley Orgánica del Colegio tiene sus pros y sus contras a como lo tiene todo. El balance entre si es negativo o positivo para el gremio nos pone entre la espada y la pared: sabemos que sí existen muchos buenos diseñadores empíricos que sin un título específico de diseñador se desempeñan mejor que muchos que si lo tienen, pero que de la misma manera existen muchos titulados que merecen hacer valer sus 5 años de estudio en la universidad.

El esfuerzo por defender el campo no debería de pasar por encima a los que ya lo desempeñan de manera honrada y con resultados de muy buena calidad en sus trabajos. Se espera que el proyecto sea inclusivo para los/as que lo merecen y que la decisión sea hecha a conciencia por parte de los/as que la toman.

Frenar un proyecto así podría tener consecuencias negativas para muchos/as en el futuro. Balancear sus buenas intenciones y analizar sus defectos para llegar a una Ley que beneficie a la mayoría es lo óptimo, pero será arduo y empedrado el camino de negociación hacia lo que se vea como un acuerdo justo para todos los/as interesados en ella.

Las incertezas del (in)Seguro Social

2 comentarios
Es alarmante. Hacía años sabíamos de los malestares en la gestión y la corrupción que existían, no solo en la CCSS, sino también en otras instituciones del Estado. Curiosamente, a las instituciones "insignia" de la "democracia" costarricense ningún gobierno se ha preocupado por salvarlas o mejorarlas significativamente; por el contrario, ha habido diversos intentos de privatizarlas o abrirlas a competir, al tiempo que se dejan a la deriva con un sinfín de problemas que después estallan.

A la CCSS le sucedió esto. Años negándose la enfermedad. Todos/as sus usuarios/as observaron cómo los hospitales fueron empeorando, los plazos alargándose, las citas posponiéndose. Nadie nos dio una explicación. Incendios, quirófanos cerrados, atención paupérrima y olor a mucho chorizo. "Sale a la luz" el asunto del déficit. En marzo de 2011, Auditoría Interna de la CCSS dice que el déficit este año sería ¢41 mil millones. Eso ya preocupaba, pero en julio, el mismo órgano vino a informar que el déficit sería de ¢92 mil millones. Esta situación deficitaria fue proyectada desde el 2005 por un Actuario de la CCSS, pero la Junta Directiva, por "alguna" razón, lo tapó.

Un par de días después, la OPS da su informe: una especie de estocada. Proyecta que, de seguir con las mismas condiciones, en 2015 el déficit iría más allá de los ¢300 mil millones. ¿Qué soluciones propone? Recortar el gasto: congelar el número de plazas, revisar los beneficios a empleados de la Caja, revisar temas de gastos en medicinas caras y que el crecimiento en salarios no sobrepase la inflación. Cosas que, claro, se deben revisar con mucho detenimiento, pero quizá hacen una gran omisión: el informe habla muy poco de los ingresos y del cambio en el modelo de gestión.

De hecho, en uno de los cuadros de proyecciones se visualiza un crecimiento marcado de la contribución privada, pero no de la contribución estatal, aún a sabiendas de que la deuda Estatal con la CCSS asciende a ¢379 mil millones, es decir, más del cuádruple de su déficit en este momento. En corto: si el Estado pagara, habría superávit.

Pues, agradezcamos a Óscar Arias. Él, en su Plan Escudo, plantó la semilla: crear a la fuerza plazas en la CCSS (en días de crisis) que después no se podían pagar. Un gobierno que se fue en plaquitas conmemorativas y durante el cual la deuda con la Caja -y con todo- creció vertiginosamente. Laura Chinchilla entra disimulando un déficit (en muchos sentidos) que después viene a resolverse como siempre: cobrarle la crisis a quienes no la produjeron. ¿Les suena conocido? Para el caso de la CCSS, esto es aumentarle las cuotas al único sector que colabora "bien". Que hay evasión, sí, pero a pesar de que es un buen negocio deberle a la CCSS (lo comprueba el 85% de morosos que llegan a Cobro Judicial), la deuda (creciente, ciertamente) es incomparable con la recaudación en ese sector. Posible efecto "colateral": aumentar las cuotas, podría aumentar la morosidad.

La cuestión aquí es que, si bien el Estado es quien más le debe, gracias a lo anterior, no puede pagar. La deuda ha aumentado sistemáticamente, por razones que pueden suponerse. Chinchilla "adelanta" parte de la misma, pero este adelanto no cubre el déficit. El empeoramiento de los servicios de la CCSS le da más espacio a la medicina privada, a la cual, por supuesto, le interesa "que la Caja no camine". Todo un panorama de inseguridad social, en la medida en que la CCSS está bajo muchas presiones para que pierda su solidez o siga cambiando su gestión.

¿Qué hacer? Es necesario un "acuerdo nacional". Política de Estado: no una cuatroañística-busca-votos, sino una de cambios en los plazos que corresponde. Cortar el chorizo, investigar a culpables, remozar y fortalecer a la Caja, procurar los medios para que el Estado corrija su deuda, y evitar que la morosidad privada aumente (y en lo posible, disminuirla). Es claro que es necesario salvar a la Caja de ese futuro inseguro, pero es necesario salvarla para que salve a los pacientes, a los asegurados. Es necesario salvarla del saqueo, para que vuelva a ser realmente solidaria.

"Identidad protegida"

0 comentarios
Costa Rica. Medios suceseros cubren cualquier caso mientras sea vendible y pueda generar morbo. No suelen ocultar identidades ni reservarse la publicación de fotografías dolorosas de poca sensibilidad. Cuando se trata de niños/as pareciera que debería haber más cuidado y, en efecto, pareciera que lo tienen. Sin embargo, son muchísimos los casos de supuesta "identidad protegida" que sencillamente no funcionan.

Recuerdos recientes: 

1. Una adolescente agrede a otra a la salida del colegio. Sus madres se ven involucradas en el asunto, y compañeros del mismo colegio graban videos de "la pelea". Canal 6 decide publicar los videos, con los rostros de las adolescentes censuradas. Agregan un texto superpuesto: "identidades protegidas". Más tarde, muestran una entrevista con la madre. FAIL: si conocen a la madre, probablemente conozcan a la hija que vive con ella. Su identidad, por tanto, no está siendo bien protegida.

2. Un joven entra a un colegio, asesina a un adolescente e intenta suicidarse. Canal 7 decide investigar y encuentra que el joven poseía un blog donde hablaba de "violencia". Aparte de hacer una nota muy prejuiciosa, donde, según ellos, "por respeto" no publican el nombre del menor de edad ni el enlace del blog, muestran unas frases (muy tendenciosamente escogidas) sacadas del blog. FAIL: Si alguien conoce algo llamado Google, puede encontrar en segundos el blog.

Estos ejemplos no están aislados. Vemos malas coberturas en el tema de niños/as y adolescentes, principalmente cuando se trata de temas duros como explotación sexual y violencia. Además de prejuicios, puntos de vista, falta de diversidad de voces en las coberturas, malas prácticas en general, se puede ver que en cuestiones lógicas, como las anteriores, no se tiene el mínimo cuidado. Quizá todo por sacar la información primero o con "más detalles".

La comunicación sobre temas de niñez y adolescencia también necesita un cambio. En efecto, por el periodismo pasa gran parte de esa labor, pero está también otros ámbitos. Creemos, en ocasiones, que mucho de esto pasa por aspectos de conocimiento, pero sin duda, en otras nos damos cuenta que es una cuestión de sensibilidad, cuidado y uso de la lógica. Esto es lo más básico que se requiere, por supuesto.

Comunicar sobre la niñez y la adolescencia no puede nunca tomarse a la ligera. Que no se protejan solo las "identidades" de niños/as y adolescentes, sino también sus Derechos. 

Los nuevos ingredientes artificiales

0 comentarios
El país tiene “nuevos ingredientes”. ¿Cuál es la novedad de tales “sustancias”? La petrolera norteamericana Mallon Oil “está molesta” -y presentó una revocatoria- porque Setena les pidió detallar acerca de los lugares donde planean iniciar los trabajos de exploración y explotación de petróleo.


Pero resulta que es “innecesario” un estudio de impacto ambiental antes de que se apruebe un contrato para que Mallon Oil explore y/o explote petróleo y gas en San Carlos. Esto porque el estimable don René Castro nos hizo el favor de “proteger” al ambiente de la explotación por medio del decreto 26.750 (claramente apoyado por el entonces presidente, Figuerillos), gracias al cual no es necesario ningún estudio de impacto ambiental a la hora de realizar una exploración petrolera... sin importar lo que tenga que destruirse en medio de eso.

Entonces –obviamente-, Mallon Oil actuó con base en la ley: presentó un estudio con información sobre el “potencial petrolero del territorio dado en concesión”… pero el estudio no incluyó la evaluación del impacto de la exploración/explotación sobre la flora, fauna, recursos hídricos o personas.

Además, la corporación alega que “no se justifica jurídicamente la aprobación de un estudio de impacto ambiental (EIA) antes de la firma del contrato”, y por eso es que ahora se tiran la pelota a ver quién da la última palabra, si el ministro de Ambiente o Setena. (Aunado a eso existen posibilidades de alianzas de la corporación con Recope y el ICE, sin embargo, “el Gobierno no está listo”, según el abogado de Mallon Oil).

Pero esto no es lo único de lo que habría de preocuparse: hoteles del calibre del Riu en Sardinal, Guanacaste, tampoco presentaron un estudio de impacto ambiental; así como tampoco lo hizo Autopistas del Sol con la famosa carretera a Caldera.

¿Para qué entonces tanta vara de que “somos amigables con el ambiente” y estamos en “paz con la naturaleza”? Esta es la eterna charanga del doble discurso.

Mientras tanto, gente se manifiesta contra la explotación minera en Miramar y otros se divierten en un todo incluido que consumió el agua y los manglares de Sardinal.

Cambiamos -o nos cambiaron- los ingredientes “naturales” por la piña transgénica, la explotación petrolera y destrucción ambiental… todo esto en un ambiente de "paz con la naturaleza".

Cuento Viejo: América no fue "descubierta"

2 comentarios
Es un cuento viejo. Llamarle descubrimiento a lo que los europeos hicieron en América a su llegada es el término histórico más dolorosamente equivocado -y aceptado- que pueda existir. Y por viejo el cuento, pareciera increíble que haya que tocar el tema cuando un Ministro de Cultura visto como "progre" viene y utiliza esa palabra.

Hoy, 13 de julio de 2011, Johnny Araya y Manuel Obregón develaron unas placas frente al Museo de Arte Costarricense para "recuperar la memoria histórica de San José" y "las huellas que han dejado los antepasados en la cultura costarricense". Cuando Canal 7 entrevistó a Obregón, este dijo que las placas "nos recuerdan el descubrimiento de América" (sic).

La "niña", la "pinta" y la "santa maría" nos recuerdan el "descubrimiento" de un continente. ¿Dónde estaba escondido? ¿Estaban escondidos los indígenas bajo el sol? Es terrible escuchar esto de la boca de nuestro Ministro de Cultura. Es increíble que se siga pensando que América comenzó a existir cuando un tipo que creía que la Tierra tenía la mitad del diámetro que tiene (cosa que ya muchos en ese tiempo sabían) tuvo un golpe de suerte y llegó a las costas caribeñas sin que su tripulación muriera de inanición o por enfermedades.

Y quizá lo peor es que esto me recuerda que así -así- me lo mostraron a mí en la escuela. Teníamos que ver a los europeos como héroes, a los indígenas como necesitados de ayuda, evangelización y "civilización", y al destino como "manifiesto". Avanzaron los años, y la palabra "descubrimiento" se transformó en eufemismos como "Día de las Culturas", "Encuentro de Culturas" y así se olvida "la parte fea". Sólo en Venezuela -más allá de lo que se piense sobre el gobierno de ese país- se decretó que el 12 de octubre se celebre el "Día de la Resistencia Indígena".

Ministro Obregón, ¿Piensa usted realmente eso? Porque para mí es un problema que, en América Latina (como diría Calle 13, "un pueblo que respira lucha") un Ministro de Cultura siga con esa historia. Las placas podrán ser una pieza histórica interesante, por su conservación, por lo que se quiera, pero representan el discurso y la visión de "un lado" sobre ese hecho histórico. Habrá quienes digan que es algo que "ya pasó", un hecho sin importancia, una cuestión de lenguaje. Sin embargo, si las palabras son un reflejo, ¿Qué será de los pensamientos y acciones?

PD.: A Leonardo Garnier, ¿Esto todavía se enseña así en las escuelas?

El derecho a la comunicación y la brecha digital

0 comentarios
Hablamos de acceso. Nuevas tecnologías, brecha digital, derecho a la comunicación. "Pluralidad de voces" o al menos una posibilidad de acercarse a ello. Acceso implica alfabetización digital, pero antes de ello, se necesitan los recursos, las "tecnologías" y poder usarlas. En tanto, ¿Cómo se reparte esa posibilidad de utilizar Internet?

Dame un Campo estudió datos de acceso a Internet desde los hogares costarricenses en el período comprendido entre el 2006 y 2010 según los informes realizados por PROSIC. Observamos los porcentajes de cobertura según zona rural o rubana y según cantidad de ingreso por familia (documento completo acá).

Distribución Rural-Urbana. Según PROSIC, durante el período revisado, cerca del 40% de las familias se ubican en espacios rurales mientras que el restante 60% se ubicaba en espacios urbanos. En el 2006, solo 3,58% de las familias ubicadas en zona rural tenían acceso a Internet desde sus casas, mientras que en las urbanas la cobertura era de 13,93% (10,35% de diferencia).

Con los años, ambos porcentajes de cobertura aumentaron progresivamente hasta llegar en 2010 a 10, 9% para la zona rural y 31,9% para la zona urbana. Esto demuestra que, en efecto, la cobertura aumenta, pero desigualmente. La brecha porcentual, en lugar de reducirse o mantenerse, aumenta, alcanzando en el 2010 una diferencia de 20,9%.

(Click para Agrandar)
Quintiles de ingreso por hogar. Los datos del PROSIC muestran una brecha considerable entre los hogares con menor ingreso y los hogares con mayor ingreso. Para el 2006 las familias ubicadas en el primer quintil (el de menor ingreso) contaban con 0,19% de acceso desde el hogar y para el 2010 este subió a 5,8%. Por su parte, en el 2006 los hogares ubicados en el quinto quintil (el de mayor ingreso) era de 32,77% y en el 2010 llegó a 53,2%.

Derecho a la comunicación. Este concepto se discute desde finales de los 70. Desde ese momento se ha presentado como un mecanismo de "acceso a la información pública y a sus fuentes, que lógicamente debe ser libre, oportuno, permanente, práctico, confiable y de calidad". El principio fundamental de este derecho es "garantizar a todas las personas no sólo el acceso a la información, si no la posibilidad de producirla y convertirla en conocimiento".

Es por esto que Internet aparece como la herramienta ideal para promoverlo y garantizarlo. Sin embargo, mientras el acceso a la comunicación esté condicionado por factores económicos o de ubicación geográfica no podemos hablar de la comunicación como un derecho. Muy a la ligera se asume que la cobertura de Internet mejora porque hay un mayor número de conexiones, sin embargo, un número mayor indica "crecimiento", pero,¿para quiénes hay crecimiento?

Es claro que esta revisión, al concentrarse en el porcentaje de acceso desde el hogar, deja por fuera otros puntos de acceso como los café Internet, centros educativos y lugares de trabajo. Sin embargo, es innegable la brecha y la concentración marcada del acceso desde el hogar en las zonas urbanas y los hogares con mayor ingreso, la cual sugiere que en el uso de internet en general la situación sea similar. Sobre este tema hoy se ha publicado una encuesta de opinión de CID-Gallup para RACSA, cuyos resultados son que "un 56% de costarricenses usa Internet". ¿Cómo lo usan? ¿Qué sectores lo utilizan más y para qué? ¿Producen contenidos? ¿A cuáles acceden?

El temor tradicional ante un desbalance es que Internet, en lugar de funcionar para enriquecer la democracia, haga lo contrario, mediante la reproducción de patrones presentes en otros medios de difusión masiva: la voz de unos pocos 
es la que más se escucha, opacando una posible riqueza de criterios y variedad de perspectivas. 

Consideramos necesario reflexionar sobre esto, especialmente en un momento donde se propone modificar el artículo 29 de la constitución política para declarar el Internet de Banda Ancha como Derecho Constitucional, con un cierre que dice: "La ley determinará la forma en que el Estado garantizará el acceso en banda ancha a las tecnologías de información y comunicación".

Este cambio puede ser realmente el inicio de algo muy bueno, o simplemente una especie de brochazo para inflar estadísticas y aparentar que se "está mejor", porque, ¿Cuánta voluntad política se ha demostrado hasta ahora para mejorar este escenario? Queremos verlo como un paso positivo, pero habrá que estar atentos/as para saber si no es el eterno "vamos a trabajar en esto".