Se cierra el paréntesis: fin de dameuncampo

8 comentarios
Se acaba dameuncampo. Después de 230 posts; 3 años, 3 meses y 16 días desde el primero; poco más de medio año de ser colectivo, y muchas mañanas, tardes, noches y madrugadas leyendo, escribiendo, fotografiando, editando y revisando, dameuncampo dejará de producir de manera definitiva.

La cuestión básica: tiempo. Falta tiempo para llevar a cabo una idea interesante que se queda en idea si no se le dedica la suficiente cantidad de energía. Personalmente, se me volvió complicado administrar los recursos para que dameuncampo se mantuviera vigente y fuerte (y me dí por vencido ante ello). Para evitar que sea una aspiración frustrada, solamente un "querer ser" que nunca es, preferí cerrar esta idea de la que, de verdad, me enamoré durante mucho tiempo.

Todo fue aprendizaje. La prueba más fiel se encuentra al devolverse por todos los posts que de aquí salieron. Muchos me dan vergüenza, muchos son contradictorios, pero ni así los borraré, precisamente por ser la única marca de que, aún con costos y de que varias veces parecía caerse todo, siempre se quiso mejorar, criticar, dar otros puntos de vista, crear cosas interesantes y divertidas en la medida de lo posible.

Les agradezco en primera instancia a los/as colectiveros/as que aceptaron ser parte del proyecto en su última fase, brindarle su ingenio, su esfuerzo, su tiempo y su paciencia a la idea y a este servidor. También a todas las personas -amigas y no amigas, conocidas y desconocidas- que leyeron, compartieron, comentaron, contradijeron, apoyaron, criticaron, agradecieron y se burlaron de lo que salió de aquí. Por supuesto también a quienes colaboraron con posts directamente, o en entrevistas, fotografías, videos, etc., a la comunidad Ticoblogger y a blogueros y blogueras que dieron retroalimentación con muchas observaciones y recomendaciones.

Y en fin: se cierra el paréntesis de (dameuncampo).

Les agradezco mucho. Por ahí, en otro proyecto nuevo, con algunas personas, de fijo me veré.

Se despide a nombre del resto del equipo,
Simón

Videojuegos educativos

0 comentarios


(Por Gabriel y Simón) ¿Cómo se crean los videojuegos educativos? ¿Son divertidos? ¿Funcionan? La fama que se han ganado los videojuegos en muchas ocasiones no permite ver los aspectos positivos que estos tienen para las personas que los utilizan. Sin embargo, desde hace bastantes años muchas empresas se dedican a explotar dichas cualidades positivas con fines educativos. Entrevistamos a desarrolladores y además a un profesor de universitario para hablar sobre el tema. Segundo de la serie.

En locución: Melvin Cruz
Música: Zoster (Mauricio)

Publicar un comentario

Realidad Virtual vs. Violencia Real

1 comentarios


(Por Gabriel y Simón) Aunque parezca increíble, aún en estos días hay quienes (en medios de Costa Rica) nos aseguran, con toda fuerza, que películas y videojuegos violentos son causantes de violencia en comunidades, colegios, escuelas, etc., que por ahí nos meten el satán intravenoso. ¿Se puede hablar de algún tipo de relación entre esas dos cosas? ¿Cómo se usan los videojuegos? Vamos a darle vuelta al tema con una serie de posts. Este es el aperitivo. Su opinión es valiosa en los comentarios. ;)

(aclaramos que) el abordaje del tema y la elaboración de estos productos se hizo (no mentimos) el año pasado, para el curso de Televisión en la UCR.

Pegados a la silla (o a la teta)

0 comentarios
El cantón de Pérez Zeledón se ha convertido en los últimos días en ejemplo de hasta qué llegar para hacer respetar la voluntad del pueblo. Mediante plebiscito, el 81% de votantes decidieron sacar a Luis Mendieta, su (todavía) alcalde. Sin embargo, este ha hecho todo para evitar irse, sin importarle cuánta oposición encuentre, ni cuánto se le pueda demostrar la ineficiencia de su gestión. Él, con descaro, dice que esas no son "razones suficientes" para su despido. Por dicha, tras el recurso que éste impulsó, la Sala IV le dejó la papa en la mano al TSE, que recién le destituyó.

Pero la cuestión no es solo sobre Pérez Zeledón y Luis Mendieta. Es sobre los políticos o funcionarias que son más difíciles de zafar de su silla que dos piezas planas de Lego. De Mendieta algunos podrán decir que fue elección popular, que así eligieron, que algo se podría haber hecho antes, hablar de maquinaria electoral, etc. Ahora, en este caso, hubo un plebiscito que ahora hace la diferencia pero, ¿Qué hacemos, por ejemplo, con los jerarcas que ni a fuerza de un escándalo se van? El más reciente caso es el de Francisco Jiménez, quien ni por el bochinche que se armó ahora con las 215 armas parece tener ganas de "espantar la chancha". 

Los/as ministros/as que estudian todología (aspirantes a Eduardo Doryan) pueden ir de silla en silla de los ministerios más variopintos, haciendo gestiones de risa y, aún así, de ahí nadie los saca. Nadie asume responsabilidades de nada, abunda la mala memoria y se hace ley el que un escándalo aquí no dure más de 3 días. Pero hay algo peor: si quienes se exponen al alboroto en la prensa se comportan así, ¿Cómo irá la cosa con los mandos medios? Imaginamos (porque no sabemos) que por eso hay tantas platas que "se pierden". Hace falta cortar de una vez por todas la línea de favores políticos, pero no todo puede pasar por la Sala IV, el control político en la Asamblea o porque a la Inédita Presidenta se le ocurra mover un dedo. Tampoco todo puede depender de que se arme un burumbún en la prensa para exigir cambios.

¿Cómo hacerlo entonces? Habrá que pensarlo. Por ahora, Pérez Zeledón da un nuevo ejemplo de como, al menos, "socarse la faja local".